•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Derrumbes de rótulos de carreteras, caída de postes de tendido eléctrico y puentes peatonales, así como vías de comunicación obstruidas, incendios en varios mercados municipales y centenares de heridos, fue el escenario bajo el cual se realizó ayer el segundo simulacro nacional ante terremotos con la participación de más de millón y medio de personas y el acompañamiento de todas las instituciones miembros del Sinapred.

El simulacro, cuya hipótesis fue un terremoto de 7.4 grados en la escala de Richter ocurrido a las diez de la mañana al suroeste de Masachapa, incluyó un decreto de alerta amarilla en todo el Pacífico del país, señaló el director general del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Guillermo González. 

La portavoz del Gobierno, Rosario Murillo, indicó por su parte que el simulacro se desarrolló exitosamente y que se registró un tiempo promedio de evacuación de 1 minuto y 55 segundos entre las 1.5 millones de personas que participaron. 

“El simulacro fue exitoso porque nos permitió ejercitarnos en lo que puede ser en cualquier momento una realidad, porque sabemos a qué estamos expuestos con esta condición sísmica y volcánica de nuestra Nicaragua”, apuntó Murillo. 

Autoridades de la Policía Nacional, el Ejército de Nicaragua, los Bomberos, la Cruz Roja, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación y otras que trabajan de la mano con el Sinapred en el departamento de Chontales, aseguraron que el plan en las diferentes escuelas de Juigalpa duró dos minutos y medio. 

Colaboración de vecinos

El barrio El Riguero, de la capital, fue uno de los puntos escogidos para llevar a cabo uno de los subescenarios provocados por el intenso terremoto: derrumbe del muro perimetral del Instituto Elvis Díaz, incendio adentro del centro y varios estudiantes y vecinos gravemente lesionados. Ante esa situación, el cuerpo de ingenieros del Ejército de Nicaragua, su Unidad Humanitaria de Rescate y los Bomberos procedieron a la apertura de vías, control del siniestro y búsqueda, salvamento y rescate de víctimas.

Según el jefe de la Unidad Humanitaria de Rescate del Ejército de Nicaragua, teniente coronel Rafael Varela, estaba previsto que dicha operación tardará entre 45 y 50 minutos, pero lograron completarla en 40 minutos. “Siempre la tendencia es que debemos mejorar y en este caso siempre vemos el involucramiento total de la población y eso nos va a permitir y nos sigue permitiendo poder auxiliar en el menor tiempo posible y mitigar los daños humanos”, dijo. 

1,700 personas fueron evacuadas del municipio costero de Masachapa en un período de cinco minutos. 

(Con la colaboración de Mercedes Sequeira).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus