•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“En defensa propia te puedo decir. En defensa propia. Alguien (lo) terminó… Estaba vivo todavía”, dijo escuetamente Juan Francisco Rivas Zeledón, de 30 años, a un reportero de Canal 2 al momento en que era trasladado a la delegación de Estelí, después de ser detenido cerca del Aeropuerto Internacional de Managua.

Rivas Zeledón es el principal sospechoso de la muerte del cambista esteliano Vladimir Flores Toruño, de 32 años, asesinado la mañana del lunes 29 de junio, cuando aparentemente fue contactado por un conocido para realizar una transacción fuerte en dólares.

Tras el sistema de búsqueda y captura que activó la Policía esteliana, la madrugada de este martes, en el parqueo de un hotel capitalino, ubicado sobre Carretera Norte, capturaron a Rivas Zeledón, quien se presume pretendía abandonar el país.

LLEVABA US$10,000

Según información policial, el detenido tenía intenciones de viajar hacia Panamá y luego a España. Al momento de la captura le decomisaron US$10,000 en efectivo.

Debí entregarme y explicar lo sucedido. Fue una estupidez tratar de huir. Fue por los nervios”. Juan Francisco Rivas Zeledón, detenido como sospechoso del asesinato al cambista Vladimir Flores Toruño.

“Yo iba a cambiar un billete con él, y cuando me monté en el carro yo le dije (a Vladimir) vamos a tu casa a o la mía… --hace una pausa en sus declaraciones--  él decidió ir a otro lado”, manifestó Rivas Zeledón a los medios estelianos.

Según el sospechoso, al momento de la supuesta transacción no había más personas. Solo el cambista y él.

“Pero observé que dos hombres que se movilizaban en motocicletas con cascos negros merodeaban el lugar. No conocía a esas personas, tampoco sé si eran íntimos amigos de él (Vladimir)”, declaró el detenido.

CAMBIA VERSIÓN

Sin embargo, contradictoriamente a lo expresado de “actuar en defensa propia”, alegó que no hubo discusión con Flores.

Al cuestionarle los periodistas sobre el dinero del cambista, Rivas Zeledón alegó que solo se llevó los US$15,000 que eran de él.

Según el sospechoso, él se asustó cuando supuestamente la víctima lo llevó a un lugar solitario.

“Cuando estaba yo contando el billete, Vladimir sacó una navaja y forcejeamos, por mi tamaño me tuve que defender. Fue en defensa propia, nunca fue motivo de matar así por así o robar”, repetía incesantemente Rivas Zeledón.

“Creo que los de las motocicletas son los que andaban armados y custodiaban a Vladimir”, agregó el detenido.

“El carro lo dejé abandonado porque no pude pasar un río (El Limón), luego salí a pie por la parte oeste de la ciudad, me limpié la sangre salpicada, tomé un taxi hacia la terminal de buses y viajé hacia Managua”, relató el sospechoso.

RECHAZAN SEÑALAMIENTOS

La familia doliente rechaza la versión que dio el detenido. “Mi hermano era una persona honesta y trabajadora y durante los diez años que estuvo como cambista nunca se vio involucrado en algún acto reñido con la ley”, manifestó Derling Flores.

“Creemos en el trabajo eficaz que está haciendo la Policía, pido que se castigue con todo el peso de la ley”, agregó la pariente.

La víctima estudió hace tres años Administración de Empresas y actualmente cursaba una licenciatura en Contaduría Pública en Estelí.

La viuda Janeth Espinoza, psicóloga clínica, dará a luz la próxima semana el primer hijo durante los tres años de matrimonio.

Los restos del cambista descansan en el cementerio municipal de Estelí.

“Violó medidas de seguridad”

Según miembros del gremio de cambistas, quien llamó a Vladimir Flores Toruño para hacer la transacción debió ser una persona de mucha confianza para que él se moviera a otra zona fuera de su lugar de trabajo.

“No es normal que uno se mueva del lugar de trabajo. Si violó las normas de seguridad es por la confianza que debió tener (con el cliente)”, opinó Orlando Mercado, secretario nacional de la Federación de Cambistas.

Ulises Toruño, un cambista capitalino, agregó que “es una preocupación lo que está pasando con el gremio. Somos blanco de los delincuentes, uno siempre está ojo al Cristo, porque en cualquier momento te pueden asaltar o hasta matar”.

Fernando López, otro cambista, pidió a la Policía Nacional que “investigue y llegue hasta el final, porque el tipo (Rivas Zeledón) ahora quiere ponerse como víctima”.

13 años tiene el hijo mayor de Vladimir Flores Toruño, procreado en su primera relación. Está previsto que su segundo hijo nazca la próxima semana.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus