•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A Juan Arnulfo Vílchez y Cristian Zúniga les tocó ayer compartir el mismo destino: hacer fila bajo el sol para gestionar la devolución de sus respectivos vehículos en el Depósito Municipal que hay en Managua.

La historia de ambos empezó en puntos distintos de la capital.

Vílchez dice que la noche del viernes conducía por Carretera Norte, rumbo al aeropuerto para ir a traer a su hija, cuando lo detuvieron los policías.

El afectado alega que no le hicieron la prueba de alcoholemia, pero de todas formas le decomisaron el vehículo.

Si uno anda trabajando correcta-mente, no es para que estén en este plan”. Cristian Zúniga, habitante de Managua. 

Como Vílchez, otras personas ayer sostenían que la retención de sus vehículos no cumplió con todos los requisitos.

Investigan

Sobre las denuncias de supuestas irregularidades, el vocero de la Policía Nacional, comisionado mayor Fernando Borge, dijo que se investigará lo planteado por los ciudadanos para ofrecer una versión oficial al respecto.     

El fin de semana la Policía ejecutó en Managua el “Plan Impacto”, mediante el cual buscaban frenar las carreras ilegales.

En ese marco, las autoridades retuvieron 158 vehículos, entre automóviles y motocicletas.

Vílchez sería uno de esos 158 eslabones, pero asegura que no estaba en ninguna competencia ilegal, ni conducía en estado de ebriedad.

Los vehículos ocupados son principalmente motocicletas que se vieron involucradas en carreras ilegales y que viajaban a exceso de velocidad”. Comisionado general Róger Ramírez,  jefe de la Policía de Managua.

Zúniga, de 31 años, es otro de los afectados. Viajaba a bordo de su moto en las cercanías de los semáforos del Dorado el domingo, cuando lo detuvieron bajo el supuesto de que conducía con aliento alcohólico. 

Él rechaza el alegato aduciendo que la inspección ocurrió a la dos de la tarde y estaba trabajando.

“Pedí el alcoholímetro y nada. Es lo que ellos dicen y nada más. No he podido trabajar y estoy a cuenta de vacaciones”, se quejó ayer al hacer fila.

Los eslabones

Agregó que se vio obligado a prestar C$4,000 para pagar la multa, cubrir la estadía de su moto en el depósito y otros gastos.

Las historias de Vílchez y Zúniga se repetían ayer entre quienes hacían fila en el Depósito Municipal, gestionando la devolución de sus vehículos.

La trama, para todos, se dificulta porque en ese depósito atienden a un promedio de 25 personas entre 10 y 12 del día.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus