•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La suerte del dirigente deportivo Julio Rocha López está echada ahora que Estados Unidos solicitó su extradición y la de otros seis directivos de la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA) arrestados en Suiza bajo sospecha de corrupción, considera el excanciller Norman Caldera.

“La lógica jurídica indica que no hay nada que hacer y lo único que queda es esperar que la justicia siga su curso”, comentó  Caldera al referirse al proceso de extradición que enfrenta Rocha.

En casos como este, donde los requeridos están arrestados en un país del cual no son nacionales, lo que prevalece es el tratado de extradición que exista entre el país solicitante y el que lo tiene detenido, explicó el exministro de Relaciones Exteriores.

En tanto el excanciller Francisco Aguirre Sacasa, quien lamentó el involucramiento de Rocha en el escándalo de corrupción, opina que si Julio Rocha López está seguro de que es inocente de los cargos formulados en su contra no debe temer a la extradición.

Aguirre Sacasa asegura que el sistema de justicia estadounidense  es “cuidadoso y apegado a la ley”, agregando que el juicio podría durar hasta un año en ese país.

Señalamientos

Rocha, quien al momento del arresto fungía como director de la Oficina de Desarrollo para países de habla hispana de la Confederación de Futbol de América del Norte, de América Central y del Caribe (Concacaf), enfrenta cargos por  conspiración y extorsión, conspiración fraudulenta, transferencia de dinero que tiene como origen el soborno y lavado de dinero; delitos que habría cometido cuando fungió como presidente de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut).

La acusación detalla que Rocha estuvo involucrado en dos transacciones de dinero, una por US$150,000 a su nombre realizada el 27 de mayo de 2011, y otra por US$88,000 a título de la Fenifut, registrada el 17 de abril de ese mismo año.

Fenifut es “víctima”

Idelfonso Agurcia, secretario general de Fenifut, dijo que nada de lo sucedido “antes y ahora” con Rocha tiene que ver con esa federación y el desarrollo del balompié nacional.

“Presuntamente la federación es víctima porque aparentemente él (Julio Rocha) sacó provecho tomando dinero que debió haber entrado a la federación”, señaló Agurcia.

Pedido de extradición

Junto con Rocha son requeridos por la justicia estadounidense, el uruguayo Eugenio Figueredo, vicepresidente de la FIFA; Eduardo Li y Rafael Esquivel, presidentes de las federaciones de futbol de Costa Rica y Venezuela respectivamente.

Estados Unidos también pide la extradición del brasileño José María Marín, quien estuvo al frente de  la organización del Mundial de Futbol  Brasil 2014.

Completan la lista Costas Takkas de Gran Bretaña  y Jeffrey Weeb de la Isla de Gran Caimán, presidente de la Confederación de Futbol de América.

Los hechos

La justicia federal de Nueva York señala que los siete acusados presuntamente recibieron dinero de representantes de medios deportivos y de empresas comerciales, con las que formaron una red de corrupción que permitió el pago de más de cien millones de dólares en sobornos.

Las empresas involucradas en el escándalo habrían dado dinero a cambio de obtener los derechos de difusión, comercialización y patrocinio de torneos de futbol en Estados Unidos y en América Latina, refiere la acusación.

Según la justicia estadounidense, estos actos de corrupción fueron gestados en su país y se realizaron mediante transferencias financieras tramitadas por bancos estadounidenses.

Procedimiento legal

El envío de la petición formal de extradición es el primer paso de un proceso que podría durar seis meses, ya que los detenidos expresaron hace algunas semanas que apelarían ante las  autoridades suizas a ser trasladados a Estados Unidos.

En los próximos días, los exdirigentes futbolísticos podrán dar su parecer ante la policía cantonal de Zúrich en relación con su eventual extradición.
Una vez que los detenidos hayan sido escuchados por la policía, estos y sus abogados tendrán catorce días para tomar una posición definitiva.

Ese plazo puede prolongarse catorce días adicionales, pero únicamente por motivos muy serios.

A continuación, las autoridades de Justicia suizas decidirán –con base en los pedidos de extradición recibidos, a la audición de los detenidos y de las posiciones que adopten, si se concede o no la extradición.

En caso de que la extradición sea aprobada, quedarán todavía dos instancias superiores de apelación, el Tribunal Penal Federal y, el máximo órgano de justicia, el Tribunal Federal. 

36 días han transcurrido desde que los directivos de la FIFA fueron arrestados en Suiza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus