•   San Francisco, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis León es un joven capitalino que lleva el folclor nicaragüense en la sangre. Su pasión por el arte de la danza lo llevó a ser parte, en 1998, de la compañía Danza Universitaria, de Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), cuando tenía 18 años. El interés y amor por este tipo de baile lo ha desarrollado a la perfección. Tuvo la oportunidad de recorrer toda Nicaragua bailando y conociendo más sobre su propia cultura.

Los años que recorrió este país le ayudaron a convertirse en todo un experto en la danza folclórica y ganó tanta experiencia y reconocimientos que fue contratado por el Ballet Folclórico de Nicaragua, del maestro Manuel Francisco González, en 2003.

Bailando para esta compañía de danza tuvo la dicha de viajar por toda Centroamérica, Panamá incluido, y México, en donde afianzó sus conocimientos del baile.

Recuerda que conoció a su ahora esposa, Flor Díaz, danzando y que el amor era tan grande entre ellos que no podían estar separados, al punto que terminaron siendo parte del mismo grupo folclórico; el del maestro González.

Momento de migrar

En 2010, realizando una presentación en México, aceptaron una propuesta de unos familiares que residían en Estados Unidos, para ir a vivir a ese país. En vez de regresar a Managua, terminaron viajando a San Francisco, California, con las pocas pertenencias que llevaban.

A ellos les contaron que la vida en el país norteamericano era “color de rosa". Además, que se podía hacer mucho dinero fácilmente, pero al pasar el tiempo se dieron cuenta que tenían que laborar en lo que fuese necesario para poder subsistir.

Al inicio bailábamos en las kermés y salones de bailes, pero nos dimos cuenta que mucha gente no apreciaba nuestro arte". Luis León, experto en danza folclórica de Nicaragua.

Este bailarín recordó que logró conseguir trabajo limpiando clubes nocturnos por las madrugadas y oficinas durante el día. Asimismo, consiguió un tercer trabajo en una licorera para poder pagar los gastos de la renta, alimentación y lo que la vida cotidiana demanda.

Al pasar el tiempo, su vida no estaba completa a pesar de que contaba con su esposa al lado, el folclor le hervía en la sangre y tenía que buscar alguna manera para volver a sus raíces.

Fundan nuevo grupo

Después de mucho tiempo de estar fuera de los escenarios, decidió sacrificar el poco tiempo libre que le quedaba junto con su esposa, Flor Díaz, y con la ayuda de la bailarina y exintegrante del Ballet Folklórico Tepenáhuatl, Grace Torres, quien ya vivía en Estados Unidos, decidieron realizar una presentación ante la comunidad nicaragüense en San Francisco, para acercar un poco la Tierra de Lagos y Volcanes a sus paisanos.

Esta iniciativa causó tanta aceptación en la comunidad que decidieron formar el grupo Danza Hijos del Maíz. 

Ellos se dieron cuenta que todos los nicas que viven en San Francisco, quienes dejaron el país por diversas circunstancias, compartían el mismo sentir de ellos; una necesidad por estar cerca de Nicaragua y qué mejor que a través del folclor.

A pesar de que su relanzamiento había tenido mucho éxito al inicio, al pasar el tiempo supieron que su arte no estaba siendo apreciado como esperaban, debido a los lugares donde estaban haciendo sus presentaciones.

“Al inicio bailábamos en las kermeses y salones de bailes, pero nos dimos cuenta que mucha gente no apreciaba nuestro arte, porque se ponían a tomar licor y lo menos que hacían era ver nuestro trabajo cultural. Nosotros queríamos que nos vieran bailar, pero no fue así”, relató León, quien es presidente del grupo de danza.

Por tal motivo, recuerda, decidieron seguir tocando puertas y sacrificando más su tiempo y dinero, para poder realizar presentaciones en los principales teatros de San Francisco. Esta decisión y acción tuvo sus frutos.

El éxito ha sido tal, que decidieron montar adicionalmente a su trabajo un festival folclórico nicaragüense en el que combinan la poesía, la música y la danza nicaragüense.

El festival ha permitido, además, que artistas nicas radicados en Estados Unidos puedan presentar su arte a un público diverso y exigente, como lo es el de San Francisco. También formaron un grupo con niños de 4 a 12 años, los cuales han sido el mayor orgullo de estos bailarines.

“Nos sentimos muy contentos porque estamos enseñando nuestra idiosincrasia a niños que no conocen nada de nuestro país físicamente, pero que a través de la danza han conocido nuestras costumbres, y esto es un gran logro, porque ellos al igual que la gente que nunca había escuchado de Nicaragua, están aprendiendo de lo rico que es nuestro país en cultura", indicó.

Preparan festival

La agrupación Danza Hijos del Maíz, que preside el nicaragüense Luis León, cumplió 4 años el pasado 6 de abril.

En la actualidad cuentan con 34 integrantes, entre niños, jóvenes y adultos. El interés por ser parte del grupo de danza ha cautivado mucho a la gente en California, al punto que el grupo tiene bailarines de México, Colombia, Nigeria y otras nacionalidades, quienes se han interesado por conocer más de Nicaragua a través de su danza. 

A pesar de que el grupo cultural no goza del apoyo de los negocios y empresarios nicaragüenses que radican en San Francisco, ellos montarán el IV festival de folclor nicaragüense el próximo 15 de agosto en el Sister Caroline Collins, Dc Theater, en San Francisco.

En este festival mostrarán un repertorio de danzas de las diferentes regiones de Nicaragua: “El caballito chontaleño”, “Las inditas del huacal”, “La cumbia chinandegana”, el palo de mayo del Caribe nicaragüense, sones de toros, entre otros.

Todo con música en vivo de la orquesta Son de Caña, chicheros Momotombo y la marimba de Erwin González.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus