•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Judith Silva fue electa y juramentada por la Asamblea Nacional como nueva magistrada del Consejo Supremo Electoral (CSE), al obtener los 62 votos de la bancada del gobernante Frente Sandinista y apenas dos votos en contra.

Silva, que ocupará el cargo por cinco años, hasta hace tres semanas se desempeñaba como presidenta ejecutiva del Instituto Nicaragüense de la Vivienda Urbana y Rural (Invur). Ella fue propuesta directamente por el presidente de la República Daniel Ortega y repondrá en el cargo a José Marenco Cardenal, fallecido el pasado 11 de junio.

Silva evitó dar declaraciones a los medios de comunicación que cubrían la sesión parlamentaria, pero antes de dejar el edificio de la Asamblea Nacional comentó escuetamente: “Continuaremos trabajando por la democracia del país y por consolidar lo que el Frente Sandinista viene garantizando para el pueblo nicaragüense”.

BAPLI AUSENTE

Durante la sesión especial parlamentaria, los diputados de la Bancada del Partido Liberal Independiente (Bapli) estuvieron ausentes del hemiciclo, argumentando que no se prestarían al juego de elegir a una funcionaria que no garantizará cambios dentro del sistema electoral del país.

“Le dimos la oportunidad al Gobierno, al ejecutivo para que hicieran verdaderos cambios en el Consejo Supremo Electoral, como nosotros hemos planteado”, expresó Wilber López, jefe de la Bapli.

El parlamentario argumentó que la negativa de participar en la elección se sustentaba en el hecho que sus candidatos Luis Callejas y Carmella María Rogers Amburn de Monterrey, conocida como Kitty Monterrey --esta última imposibilitada de participar por tener doble nacionalidad--, fueron bloqueados porque representaban cambios sustanciales en el CSE.

ARGUMENTAN INHIBICIÓN

En tanto Edwin Castro, coordinador de la bancada del Frente Sandinista, reiteró que la inhibición de Carmella María Rogers Amburn de Monterrey estuvo fundamentada correctamente debido a que la Constitución Política le impedía optar a la magistratura del CSE por tener la nacionalidad estadounidense.

“Es correcta nuestra Constitución cuando dice quien haya adquirido otra nacionalidad que no sea la nicaragüense tiene que renunciar. La señora Rogers claramente dijo que ella tenía la nacionalidad norteamericana porque nació ahí, su padre era de ahí. Correcto, puede tener dos o tres nacionalidades si desea, pero no puede ser candidata a cargo público”, acotó Castro.

Por su parte Wilfredo Navarro, tercer secretario del poder legislativo, criticó la ausencia de la bancada del PLI y dijo que solicitaría a la directiva parlamentaria que sancione económicamente a sus diputados.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus