•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

  • Primera entrega

La población de ganado de Nicaragua crece a un menor ritmo que el de la extracción de reses (sacrificio industrial y municipal, así como la exportación en pie), reflejan el tercer y cuarto Censo Nacional Agropecuario (Cenagro), y el Programa de Reconversión Competitiva de la Ganadería Bovina.

Según el III Cenagro, en 2001 Nicaragua contaba con 2.6 millones de cabezas de ganado, mientras que 10 años después, el IV Cenagro registró 4.2 millones de reses. El hato ganadero creció 61.5% en esa década, es decir, 6.15% en promedio anual.

Mientras tanto, la extracción de ganado tuvo un crecimiento de 104.1% entre el año 2000 (cuando se sacrificaban 439,000 cabezas) y el 2012 (896,100 cabezas), o sea 8.67% en promedio anual, de acuerdo con el Programa de Reconversión Competitiva de la Ganadería Bovina.

  • La extracción incluye al ganado que sacrifican las plantas industriales, los mataderos municipales y la venta de ganado en pie al exterior.

Lo ideal

Salvador Castillo, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), y René Blandón, presidente de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan), consideran que el hato ganadero de Nicaragua debería crecer por lo menos un 10% anual, por lo que el crecimiento actual no es suficiente.

Nicaragua sigue siendo el principal país ganadero de Centroamérica, con 4.2 millones de cabezas.

"La extracción de animales comenzó a crecer en los últimos años y ha llegado hasta cerca de un millón de cabezas... es fundamental el apoyo financiero para el productor”, afirmó Salvador Castillo.

Blandón, por su parte, admitió: “Nosotros hemos crecido en producción, pero no en la productividad de la ganadería”.

Infografía ENDBlandón se refiere a que, si bien es cierto que el hato ganadero creció más de 61% en una década, la ganadería no ha mejorado significativamente en la capacidad y calidad de producción.

“Estamos en la misma situación de esos años, produciendo tres o cuatro litros de leche por vaca y sacando novillos de 36 a 40 meses de edad a la matanza, con algunas excepciones”, explicó el representante ganadero.

El acopio de leche, por otro lado, dio un gran salto entre 2000 y 2012, al pasar de 16,500 a 114,900 galones.

Las cifras oficiales, sin embargo, reflejan que entre 2001 y 2011 la producción promedio de leche pasó de 3 litros por vaca a 3.5 litros y la edad para la matanza de 4 a 3.5 años.

En un futuro, si se echara a andar el Programa de Reconversión Competitiva de la Ganadería Bovina, los ganaderos desearían que las vacas produjeran al menos 7 litros de leche y la edad para la matanza bajara hasta los 2.5 años.

Por otro lado, el índice de natalidad pasó de 51% a 54% y el índice de mortalidad de terneros se redujo de 10% a 7% en el lapso 2001-2011.

Buenos precios

"Nosotros deberíamos estar llevando ganado joven a las plantas, como mínimo de 24 a 30 meses de edad. Estamos crudos todavía", sostuvo Blandón.

Martín Mena, del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), revela que el hato ganadero tuvo un mayor desarrollo en el período 2001-2011 por los buenos precios de la carne y la leche, y gozó de una menor vulnerabilidad de la actividad ganadera a los riesgos climáticos.

Según Mena, en ese lapso se reportó una ligera mejoría en algunos indicadores reproductivos debido a una mayor disponibilidad de forrajes a lo largo del año y menor incidencia de la época seca, porque la ganadería se estableció principalmente en la zona húmeda del país.

Proyectos

Mientras tanto, Ignacio Vélez, gerente del proyecto Ganadería Empresarial de la organización TechnoServe, destacó que durante ese período (2001-2011) se ejecutaron importantes iniciativas para el desarrollo de la ganadería, que daban asistencia técnica y subsidios a insumos usados por los productores.

“Estos proyectos ganaderos promovieron mejores prácticas de producción y de calidad de la leche entre pequeños y medianos productores, a quienes también se les ayudó a organizarse en cooperativas, asociaciones y gremios”, aseveró Vélez.

“También se ayudó a organizaciones de los productores a mejorar su administración y a trabajar con calidad y eficiencia, los centros de acopio de leche y las plantas de procesamiento. Gracias a este trabajo y el realizado a la fecha, se pudieron aprovechar las ventajas comerciales que tenía Nicaragua para vender quesos en el mercado nacional y de Centroamérica”, subrayó Vélez.

El principal ganadero

Preocupación • Nicaragua, el principal país ganadero de Centroamérica, debe mejorar la productividad para que no le pase como a Honduras y Guatemala, han expresado en diferentes ocasiones los dirigentes de este sector.

"Si no le ponemos un poco de atención a este asunto, más temprano que tarde podría haber una situación bastante difícil para nuestro sector ganadero, porque en primer lugar se están llevando las hembras y el novillo del futuro; y en segundo lugar, para los próximos años no habrá mucha oferta de ganado mayor para las plantas", comentó René Blandón, de Conagan.

De acuerdo con declaraciones recientes de Cristóbal Navas, presidente de la Cámara de Fomento Ganadero de Honduras (Cafogah), el inventario tradicional de Honduras ascendía a tres millones de cabezas de ganado, pero en la actualidad se estima que solo han quedado millón y medio de cabezas.

Se estima que en Costa Rica y Panamá el hato actualmente anda por 1.5 millones y 1.7 millones de cabezas, respectivamente, según representantes de la Corporación de Fomento Ganadero de Costa Rica (Corfoga) y Julio Ramírez, presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos de Panamá (Anagan).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus