•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Segunda y última entrega

Un Programa de Reconversión Competitiva de la Ganadería Bovina, valorado en US$200 millones, está diseñado para beneficiar a 32,000 productores en un período de 16 años, en el cual aumentaría la tasa de natalidad, la producción de leche y la extracción, de acuerdo con fuentes del sector.

En la primera de cuatro etapas, el programa pretende beneficiar a unos 8,000 ganaderos, y a unos 32,000 en las cuatro etapas, precisó Salvador Castillo, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic).

Por su parte, Martín Mena, del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT),recordó que el programa “está formulado para un horizonte de 16 años” y que en los primeros cinco años el crecimiento sería modesto, pero después de los ocho años de ejecución de la iniciativa habría una mejoría considerable.

Te interesa: Crecimiento de hato ganadero se queda corto

El Programa de Reconversión Competitiva de la Ganadería Bovina pretende hacer llegar los índices de natalidad del ganado a un 68%, reducir los de mortalidad de terneros a un 4% y la de adulto a 1%.

Necesitamos más transferencias de tecnologías, más capacitación y mayor asistencia técnica, para que eso se traduzca  en un mayor índice de preñez, mejor período entre parto, menor índice de mortalidad, mejor genética y mejores pastos”. Salvador Castillo, presidente de Faganic.

Por medio de ese programa se pretende incrementar la producción de leche de 3.5 litros por vaca a 7 litros.

Crédito
Uno de los aspectos más importantes del programa es la ampliación del acceso al crédito para los ganaderos, para incentivar las buenas prácticas pecuarias y el desarrollo empresarial en las fincas.

Otro tema importante que establece el programa, según Castillo, es el desarrollo de la ganadería con sistemas silvopastoriles.

“Una tarea pendiente es la transformación del sistema de ganadería convencional extensiva a base de pasturas tradicionales, que representa una amenaza para los recursos naturales, por sistemas más sostenibles basados en pasturas con mayor productividad y asociadas con especies arbóreas y arbustivas”, explicó Mena.

Así, “en vez de ser señalados como facilitadores de la degradación de los recursos naturales, que (a los ganaderos) se les reconozca por los beneficios añadidos que generan con el aporte de productos y servicios ambientales”, agregó.

En Nicaragua, en la actualidad, existen 4.6 millones de manzanas de tierra destinadas a 4.2 millones de cabezas de ganado, de acuerdo con informes oficiales.

Retos
Si bien, los ganaderos del país consideran que el crecimiento de la ganadería ha sido insuficiente en los últimos años y que se debe trabajar más en mejorar la productividad, creen que entre las claves para mejorar esa situación está el buen manejo de las fincas, la crianza de los animales y garantizar el financiamiento.

Castillo sostuvo que mejorar la productividad de la ganadería “es muy fácil”. Afirmó que los ganaderos necesitan tener más conocimiento sobre cómo mejorar sus hatos.

“Necesitamos más transferencias de tecnologías, más capacitación y mayor asistencia técnica, para que eso se traduzca en un mayor índice de preñez, mejor período entre parto, menor índice de mortalidad, mejor genética y mejores pastos”, analizó Castillo.

Agregó que el financiamiento es vital para la producción.

“Solo se tiene que apoyar al sector ganadero con mayor financiamiento, para poder retener el ganado en las fincas. Acordémonos que el productor vende su ganado, no porque quiera venderlo, sino porque tiene necesidad”, argumentó el presidente
de Faganic.

Unir esfuerzos
Mena, del CIAT, dice que las organizaciones de investigación y desarrollo cuentan con mucha información para respaldar con conocimiento a los ganaderos.

“Solo hay que unir esfuerzos para seguir llevando ese conocimiento a más territorios y productores, y convencer a los productores de los beneficios de esos sistemas para mejorar su adopción”, recomendó.

Nicaragua tiene una población de 4.2 millones de cabezas de ganado, pero el crecimiento del hato no cubre el aumento de la extracción, que incluye la matanza industrial y municipal, así como la exportación de ganado en pie.

Ignacio Vélez, gerente del proyecto Ganadería Empresarial de la organización TechnoServe, que se ejecuta con fondos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), agrega que también se debe trabajar en la asociación productiva.

“Principalmente los pequeños y medianos ganaderos, que al no estar organizados o afiliados a cooperativas y gremios, muchas veces quedan fuera de los encadenamientos productivos, que son tan importantes para asegurarles mercados estables para sus productos, especialmente la leche fría”, explicó Vélez.

Calidad
Para Onel Pérez, director ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), se tiene que hacer grandes esfuerzos para mejorar la calidad de la carne, lo cual explicó es un trabajo que empieza desde la crianza del ternero.

“Tenemos que producir un ternero de mejor calidad, que en vez de salir con 130 kilos de peso, vivo, al año, salga al menos con 200 kilos. Solo en esos 70 kilos de diferencia significa una mejoría de más de 50% en la productividad”, refirió Pérez.

Por otra parte, Pérez, un amplio conocedor de la industria cárnica, recomendó castrar los animales para conseguir una mejor carne. Dijo que algunos productores se niegan a castrar a sus animales porque argumentan que estos posteriormente padecen estrés y se adelgazan.

“Es bien importante que el animal salga castrado al matadero. Que salga castrado para que la carne tenga mejores atributos, que son los que exige el consumidor, como el color (que sea rosado); que sea suave y tenga un buen sabor”, sugirió Pérez.

Otros aspectos
Ignacio Vélez, de Technoserve, dijo que para avanzar en el desarrollo de la ganadería también se debe seguir trabajando en la mejora de la infraestructura productiva, “especialmente en el acceso a través de caminos y la electrificación”.

Opinó que “se debería mejorar el control de venta de vacas de descarte y de vaquillas pequeñas, lo cual pudiera afectar el crecimiento del sector”. Asimismo, indicó que hay que darle seguimiento al tema del “contrabando del ganado”.

“El otro tema importante es el cambio climático, en relación con la alimentación y el agua para los meses de sequía”, concluyó Vélez.

La importancia de la ganadería en Nicaragua

Recursos • La ganadería representó en el 2014 cerca del 10% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, el cual cerró en US$11,805.6 millones.

Onel Pérez, director ejecutivo de Canicarne, afirmó que la ganadería, incluyendo la producción de carne y leche, generó más de US$1,150 millones en concepto de exportaciones.

Las exportaciones de carne representaron el 16.6% del total de los productos exportados por Nicaragua en el 2014. En ese año, las ventas de carne al exterior generaron US$456.35 millones, del total exportado que ascendió a US$2,746 millones.

En los últimos 8 años, la carne ha sido el primer rubro de exportación del país en tres ocasiones, y cuando no ha sido el primero ha sido el segundo, destacó Pérez.

Otros productos de exportación derivados de la ganadería son el queso, que generó US$97.79 millones en el 2014 (3.6% de las exportaciones totales) y la leche, con US$83.53 millones (3%).

A los beneficios económicos que genera la ganadería por las exportaciones hay que agregar el beneficio como generador de empleos.

Onel Pérez estima que “si cada finca ganadera empleara a cuatro personas, en promedio, teniendo en cuenta que según el IV Censo Nacional Agropecuario (Cenagro 2011) hay 136,000 fincas en todo el país, quiere decir que la ganadería genera unos 544,000 empleos”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus