•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los pocos recursos técnicos y humanos de los que dispone la Policía Nacional en Granada está limitando la seguridad turística en esta colonial ciudad, según representantes del gremio de empresarios. La institución mantiene desplegados en las calles a unos 35 miembros pertenecientes a las áreas de la Policía Turística y Seguridad Pública para resguardar un destino que --según datos del Instituto Nicaragüense de Turismo-- está recibiendo anualmente unos 700 mil visitantes.

Consideran que el boom turístico de Granada está ya a nivel de importantes ciudades latinoamericanas  y esto debería motivar a las autoridades a incrementar los recursos para seguridad.  El presidente local de la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur) Bosco Garay reconoció que los esfuerzos hechos por los hombres y mujeres policías son evidentes, pero ellos necesitan más y mejores herramientas.

“Sus recursos son limitados y creo que hace falta medios para trabajar: vehículos, radios comunicadores, etc. No es que no tengan deseos de servir a la comunidad, lo que sucede es que están muy limitados y la jefatura de la Policía Nacional debe considerar que hay ciudades que deben priorizarse en este aspecto”, señaló.

Robos
Los principales delitos contra turistas están relacionados a los robos en todas  sus modalidades. Sustracción de cámaras fotográficas y de videos, celulares, carteras, bolsos  y otros objetos que portan los visitantes a plena vista.  Garay aseguró que no cuentan con cifras del índice delictivo, pero cree que podría haber un subregistro debido a la negatividad del extranjero a interponer una denuncia en la estación policial.

“Luego de ser víctima de un delito el turista se siente mal, sus vacaciones fueron un problema y no quiere perder tiempo, entonces muchos no van a la delegación a poner la denuncia. Sin embargo, hay que reconocer que los delitos cometidos no tienen un nivel de violencia elevado al punto de quitarle la vida a alguien”, enfatizó el dirigente de Cantur.

Además de los ladrones, los turistas también son asechados por niños inhalantes de pegamento y mendigos que deambulan por La Calzada, el Malecón, el centro Lorenzo Guerrero, la plaza de Guadalupe, el Antiguo Convento de San Francisco y el Parque Central, sitios que la institución del orden tiene identificados como circuitos turísticos.  

Malena Ortiz, propietaria del restaurante El Café de los Sueños, manifestó que la presencia policial es escaza sobre todo en horas de la noche y la madrugada. “La escasez se nota más en la época de la poesía, de las fiestas de agosto, diciembre y Semana Santa que es cuando nos visitan más personas. Yo salgo a correr a las cinco de la mañana y no veo a ningún policía a esa hora”.  

Precaución
La turista alemana Gabriele Kammerer lleva cuatro días de visita en La Gran Sultana, ha recorrido sus principales calles y edificios, procurando que no se le haga de noche, dice. “Yo no he tenido ningún problema hasta el momento. He andado en varios lugares del centro y cuando veo que está oscureciendo, me retiro. Tampoco ando con objetos que pueden llamar la atención... Yo creo que en todas las ciudades del mundo hay peligro, me pueden atracar incluso en mi propia ciudad, lo importante es caminar con mucho cuidado”, consideró.

Los principales delitos contra turistas están relacionados con los robos en todas sus modalidades.

Don José Dormes es vigilante del Palacio de la Cultura Joaquín Pasos Argüello, localizado frente al Parque Central, donde según dice, todas las noches se concentran trabajadoras sexuales, y jóvenes “emos” que imponen el desorden y la inseguridad ciudadana.

“Si usted viene al parque a las nueve de la noche va a notar la inseguridad. Los homosexuales traen vagos para que roben a los turistas y luego se reparten lo robado. Fuman, toman licor y abundan las obscenidades”, lamentó el señor.

En un encuentro que sostuvo hace algunos días el jefe policial en este departamento, comisionado mayor Alejandro Ruiz con el Consejo Municipal, este dijo que Granada necesitaba por lo menos cien policías turísticos y que la Jefatura Nacional les había autorizado ya 50 de ellos. No obstante, no precisó con respecto a los medios técnicos.

El Nuevo Diario intentó conocer su posición respecto a las declaraciones de los empresarios, pero resultó difícil localizarlo. El segundo jefe policial, comisionado mayor Francisco Sánchez prometió conversar sobre el tema, pero luego no atendió nuestro llamado.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus