•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 65.6% de los nicaragüenses asegura estar preocupado por el problema de la basura en su barrio o municipio, según la última encuesta nacional de M&R Consultores, realizada entre el 19 de junio y el 2 de julio de este año.

El XLV Sistema de Monitoreo de la Opinión Pública (Sismo) también muestra que el 96.5% de los consultados está de acuerdo con que se apliquen multas a las personas y/o empresas que depositan la basura en sitios no autorizados. 

Sin embargo, a juicio de dos especialistas, uno en medioambiente y otro en sociología, esos datos no reflejan la realidad del país en cuanto al manejo de los desechos y, por tanto, aseguran que más bien es muestra de que existe una gran diferencia entre lo que la ciudadanía piensa o dice creer y lo que practica. 

La encuesta de M&R Consultores, que recoge las percepciones de la ciudadanía sobre una diversidad de temas, se llevó a cabo a través de entrevistas a 1,719 hombres y mujeres mayores de 16 años, tanto en zonas urbanas como rurales del país, incluyendo el Caribe. Tiene un margen de error de +/-2.41% y un nivel de confianza del 95.0%.

DEL DICHO AL HECHO

“Si tan solo ese 65% estuviera realmente preocupado, la situación fuera distinta (…) decimos que estamos preocupamos, pero la gran pregunta es qué tanto nos estamos ocupando para resolver ese problema”, opina Kamilo Lara, director ejecutivo del Foro Nacional de Reciclaje (Fonare). 

El sociólogo Ricardo Pereira señala por su parte que no debe asumirse que las respuestas de las personas en las encuestas son consecuentes con sus actos, por lo que afirma que los datos revelados en este estudio son un claro ejemplo de la diferencia entre el discurso y las costumbres. 

“Como no me gusta decir que soy chancho, cuando me encuestan me vuelvo elegante y digo que no tiro basura a la calle o que me preocupa el tema, pero a la hora llegada bajo las ventanas de mi carro y lanzo las latas de cerveza a la carretera”, critica Pereira. 

No obstante, el sociólogo reconoce que la basura en las ciudades es un problema que no solo está determinado por la irracionalidad de sus ciudadanos, sino también por la falta de depósitos, sitios autorizados y un buen sistema de recolección.

“Si como Alcaldía encuentro un basurero clandestino indica que hay un sector de la población que genera basura y no tiene dónde botarla, entonces hay una falta de lectura de parte de las autoridades”, estima.

URGE LEY INTEGRAL

Lara insiste en que es urgente que entre en vigencia la Ley Especial de Gestión Integral de Residuos y Desechos Sólidos, la cual fue aprobada el año pasado, pero solo en lo general. Esta normativa, afirma, retoma y refuerza las ordenanzas municipales y normas técnicas relacionadas al manejo de la basura.

El director ejecutivo del Fonare explica que aparte de hacer un uso adecuado de los desechos, dicha ley también tiene como propósito aprovecharlos.

En ese sentido, pone como ejemplo que de las 1,400 toneladas de basura que se producen a diario en la capital, de las cuales el 60% es orgánico y el 40% reciclable. 

Sin embargo, refiere, de esa cantidad utilizable, solo se aprovecha el 6.7% debido a que la población no tiene la costumbre de seleccionar la basura en orgánica y reciclable. 

“Solo en el 2012 hubo aportaciones de 38 millones de dólares y en 2013 de 42 millones de dólares por desechos que se vendieron al exterior (…) Taiwán compró 8 millones de dólares en chatarra en el 2013, lo cual está muy por encima de otros rubros tradicionales”, apunta.

¿Cómo multar por tirar basura?

Para el sociólogo Ricardo Pereira, a la par de la existencia de fuertes multas para las personas y/o empresas que hacen un manejo inadecuado de la basura, debe existir un sistema efectivo para aplicarlas, principalmente a aquellos que lo hacen de forma individual. 

“¿Cómo multo a alguien que va en la calle y tira basura en un lugar que no debe? ¿Le retiro la cédula?”, se pregunta, e indica que en países desarrollados este tipo de sanciones son ciento por ciento aplicables porque cuentan con un registro único de las personas. 

Pereira explica que dicho sistema permitiría aplicar la multa y registrarla, de tal forma 

que a la persona multada le aparezca ese pago pendiente en cada gestión pública que haga. 

“Pero aquí no tenemos un sistema único de registro que permita darle seguimiento a un individuo; aquí las personas le pueden sacar la lengua muertas del chiste a un policía si este les dice que les va a aplicar una multa por tirar basura”, insiste.

6,850 toneladas de basura se producen a diario en todo el país, de estas, 1,400 son de la capital.

12.8 por ciento de los encuestados dijo no tener ninguna preocupación por el problema de la basura.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus