•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El rostro de Martina Dei Cas se ilumina cuando evoca los recuerdos de su voluntariado en Nicaragua, que atesora como prendas valiosas en su mente y en su corazón.

Un mes en Waslala fue suficiente para que quedara hechizada por las costumbres, la sencillez y autenticidad de su gente, sobre todo de la niñez, a la cual ahora ayuda desde su país con los pocos recursos de los que dispone.

Además, es una apasionada de la literatura. En 2009 publicó su primer libro para niños titulado “Una Mañana Loca en la Ópera” y en 2010 fue honrada por el presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, con el título de Alférez de la obra (Alfiere del Lavoro). 

En 2011 se convirtió en “Joven embajadora Cirsi de la interculturalidad” y participó en el curso  de solidaridad juvenil “Giovani Solidali” en Rovereto, el cual le dio la oportunidad de hacer voluntariado en el Instituto Agropecuario de Waslala, (Región Autónoma del Caribe Norte), en Nicaragua, fuente de inspiracion de su segunda novela, “Cacao Amargo”.

A través del libro, Martina hizo conocer Nicaragua en muchas escuelas, institutos y bibliotecas de Italia y con las ganancias de la venta organizó un pequeño suministro  de material escolar y didáctico para los niños de Waslala, a través del proyecto “Un libro per una biblioteca”, porque considera que un niño o una niña que lee, será un adulto libre, que piensa, conoce sus derechos y contribuye de forma activa al desarrollo y bienestar de su familia y comunidad. 

En 2013 volvió a Nicaragua para ayudar en el proyecto y de esa experiencia nació su nueva novela “El Cuaderno del Destino”. 

¿Cómo llegaste a Nicaragua?
Llegué a Nicaragua por primera vez en marzo de 2011 gracias al proyecto Giovani Solidali (Jovenes Solidarios), organizado por mi región, el Trentino, ubicada en el norte de Italia. El objetivo del proyecto era aprender cuáles son los mayores órganos promotores del desarrollo internacional para luego viajar a un país al otro lado del océano y quedarnos un mes con una organización trentina que trabajaba allí. 

¿Por qué elegiste Nicaragua?
Los posibles destinos eran Brasil, Perú, Burundi, Tanzania y Nicaragua. Yo elegí su tierra hermosa porque estudiaba castellano en el colegio y quería platicar con la señora en el autobús y con el niño jugando al futbol en la calle sin necesidad de un intérprete que filtrara la realidad que me rodeaba. 

Además estaba totalmente de acuerdo con los proyectos que desarrollaba Italia-Nicaragua, la organización que me hospedó en Waslala en la RACN, que se ocupaban de salud básica y educación, pues yo nunca voy a cansarme de decir que, en Italia como en Nicaragua, la única manera para mejorar de forma durable el país es empezar desde abajo, de los que hoy solo son niños y que mañana serán adultos que tomarán decisiones y gobernarán los asuntos públicos. Tenemos que demostrarle a los niños que tienen el derecho de tener derechos y que con muchos esfuerzos y fatiga es posible cumplir con sus sueños.

¿Qué te gustó de nuestro país?
Bueno, ustedes tienen una naturaleza maravillosa, simplemente espectacular. He amado los cafetales, los cocoteros, las selvas de un verde brillante, las tormentas y el viento jugando sobre el océano con las luces del puerto de San Juan del Sur. Me la pasé muy bien descansando cerca del Ojo de Agua, en Ometepe, y dando vueltas por la isla en bicicleta, visitando la universidad y las antiguas iglesias de León, los mercados de Managua y el paseo de Granada, una ciudad que para mí es pura magia. Pero creo que lo que siempre llevaré en mi corazón son las caras de las personas increíbles que he conocido, personas humildes y trabajadoras, pero con una gran dignidad y el don de compartir lo poco que tienen.

¿Cuál fue tu primera impresión en Nicaragua?La joven escritora admira a Rubén Darío.
Al empezar todo me parecía un poco raro, diferente de todo lo que me rodeaba en mi país, pero luego me sentaba en la cocina y frente a un gallo pinto empezaba a charlar con las amas de casa, los estudiantes, los campesinos... y me enteraba de que me contaban historias de vida, sacrificios y esperanza tal como hacía mi abuela cuando era chiquita. Y esto me dio mucho en qué pensar... llegué a Nicaragua como una chela sospechosa, quizas gringa, y me fui como una prima un poco rara, pero parte de esa gran familia latina, que acumula los pueblos del sur de Europa con los de Latinoamérica. Gracias a los nicas que conocí, tambien a los más necesitados, por enseñarme que un hombre o una mujer puede perder muchas cosas, pero nunca tiene que dejar que le arrebaten su bien más preciado: su propia humanidad.

¿Por qué decidiste apoyar a Waslala?
A mí la gente de Waslala me dio mucho… mucho cariño, muchas sopitas ricas, muchas risas, muchos sabios consejos, muchas ganas de no rendirme, muchos sueños. Siempre me ha gustado escribir, por eso en el viaje de vuelta a Italia empecé a apuntar en mi cuadernito los nombres, las expresiones idiomáticas y todos esos pedacitos de nica que no quería olvidar. 24 horas más tarde, al aterrizar, ya tenía el esqueleto de mi nueva novela "Cacao Amaro" (Cacao Amargo), que salió a la venta meses después.

El libro no nacería sin el aporte de las personas que conocí en mi viaje, por eso después de las primeras presentaciones en las escuelas, bibliotecas, etc., decidí organizar con parte de las ganancias un pequeño suministro de material escolar para los niños y niñas de Waslala.

¿De qué manera colaborás con este municipio?
Compramos libros escolares, manuales y novelas para los estudiantes del Instituto Agropecuario U. Gervasoni y juguetes didácticos para la finca de los niños, que se ocupa de la niñez maltratada. Yo volví a Nicaragua en agosto de 2013, para ver cómo iba el proyecto, que llamamos “Un Libro para una Biblioteca” y de allí nació mi última novela “Il Quaderno del Destino” (El cuaderno del destino, 2015). Me gustaría poder traducir los dos libros al castellano, para que ustedes puedan leerlos y darme sus opiniones y críticas. Espero poder seguir con el proyecto de suministro de material escolar, porque un estudiante no es solo un niño que cumplió su sueño sino un importante recurso para su familia, comunidad y país. Como dice un famoso refrán indio: “Gota a gota se perfora la roca”, por eso gracias a todos los maestros de campo, los papás que hacen muchos sacrificios para que sus hijos atiendan a las clases y a todos los muchachos que trabajan durante toda la semana y el sábado y el domingo van a la escuela… gracias por ser tan brillantes gotas de este cambio, ustedes son un ejemplo positivo, tanto en su tierra como en la mía.

Logros literarios

Martina Dei Cas
Edad: 24 años

Con su segunda novela “Cacao Amargo” (Cacao Amaro, Miele ed. 2011), la joven italiana ganó el concurso literario “Ese libro en el cajón 2014”, de la Fundación Nicola Liotti de Monterosso Calabro. 

Además, ganó varios concursos literarios, incluyendo “De Desconocido a Extranjero” (Tufara 2011), “Querido Diario” (Ortucchio 2013) “Arte y Guerra: El Deseo” Pescara, “Bussi Sul Tirino Premio: Más Allá de la Crisis”, “Lectura de Verano- Plataforma Mebook 2014” e “Historias para Viajar, Viajes para Contar 2014” de la Organización de Medias LiberArti (Roma).

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus