•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Yo quiero que se haga justicia”, reclamó Yelka Ramírez en la audiencia donde los nueve policías que dispararon contra su familia con saldo fatal de tres muertos y dos niños heridos de bala en Las Jagüitas, se declararon culpables.

Ramírez, madre y hermana de las tres víctimas mortales del fallido operativo antinarcóticos acontecido el reciente 11 de julio, también rechazó el perdón que pidieron los agentes policiales.

“Yo quiero la pena máxima para ellos... tienen que pagar”, manifestó Ramírez.

Seguidamente la madre solicitó a la representación del Ministerio Público que le ayudara, que no se pusiera al lado de los acusados.

Se inculpan

Cuando la jueza Cuarto Local Penal de Managua, Alia Dominga Ampié, se disponía a  establecer la fecha de la audiencia inicial, el defensor público Adalberto Zeledón, quien defiende al capitán Zacarías Salgado, la interrumpió para solicitar un receso de cinco minutos.

Después de la pausa autorizada por la judicial, el capitán Salgado --con 23 años de servicio en la Policía Nacional-- se declaró culpable de los delitos de homicidio imprudente, lesiones imprudentes, exposición de personas al peligro y daños.

Las sanciones solicitadas por el Ministerio Público para los agentes policiales son de cuatro años por homicidio imprudente, tres por lesiones imprudentes y dos por daños y exposición de personas al peligro.

Luego lo hicieron uno a uno los otros oficiales, quienes antes y después de declararse culpables se mantuvieron imperturbables en sus lugares, escoltados por policías.

Salgado y los otros ocho acusados, además de pedir perdón, manifestaron que la Policía está constituida para proteger a los ciudadanos y no para hacer daño a las personas, agregando que no tuvieron la intención de causar las muertes.

 Penas
Tras producirse la admisión de hechos por parte de los agentes policiales, se produjo el debate de pena y la primera en despuntar fue la fiscal auxiliar, Steffanie Pérez, quien pidió la pena máxima para cada policía.

Te interesa: Todo sobre el fallido operativo antinarcótico

Las sanciones solicitadas por el Ministerio Público para los oficiales son de cuatro años por homicidio imprudente, tres por lesiones imprudentes y dos por daños y exposición de personas al peligro.

Por su parte, los defensores públicos demandaron las penas mínimas para sus representados y por ello pidieron que fueran sancionados con seis meses o máximo un año por cada delito cometido.

Cargos para cada policía

Cuatro de los nueve policías que dispararon contra la familia Reyes-Ramírez fueron acusados por homicidio imprudente, siendo estos el capitán Zacarías Salgado, los tenientes José Fonseca Salmerón y Oscar Vargas Rugama, y el suboficial mayor Javier Saldaña.

El capitán Zacarías Salgado --que estaba al frente del operativo antinarcótico-- se declaró culpable de homicidio imprudente, lesiones imprudentes, exposición de personas al peligro y daños.

Por homicidio imprudente, lesiones imprudentes y daños se inculpó el teniente José Fonseca Salmerón, y el teniente Oscar Vargas Rugama admitió ser responsable de homicidio imprudente y daños.

El suboficial mayor Javier Saldaña se incriminó por los ilícitos de homicidio imprudente, lesiones imprudentes y daños.

Otros policías con los rangos de suboficiales mayores y suboficiales aceptaron ser culpables del delito de exposición de personas al peligro, en tanto, el suboficial Miguel Ángel Ramos se inculpó por daños.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus