•   San José de Bocay, Jinotega  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de una fuerte protesta realizada por comerciantes proveedores de materiales de construcción y alimentos de San José de Bocay, en contra del Consorcio Wilconemecs, cuyos directivos son Ángel Elí Cruz Soto, José Humberto, Wilson Bermúdez y Tomás Wilfredo Espinoza Coronado, quienes ejecutan la construcción del hospital primario de ese municipio del departamento de Jinotega, los comerciantes los obligaron a negociar.

Desde las cinco de la mañana del viernes, los comerciantes se tomaron las entradas donde se construye la obra, impidiendo la entrada a los más de 120 trabajadores, paralizando todo tipo de labores, lo que obligó a los directivos del consorcio a entablar negociaciones con los representantes de los 26 comerciantes afectados.

Reclamar legalmente
Los proveedores de materiales de construcción y transporte señalaron que Wilconemecs les adeuda 1,900,000 córdobas debido a que todo el material que se ha utilizado en la construcción del hospital primario, ellos se los han facilitado y transportado, pero ahora no se los quieren pagar, señalando que esa deuda la asumió Tomás Wilfredo Espinoza Coronado y no el consorcio. Este ciudadano que está siendo demandado por los otros directivos por mal manejo económico, era uno de los tres miembros que lo conforman, aseguraron.

A las tres de la tarde se presentó el directivo Ángel Elí Cruz Soto, acompañado del abogado Sergio Lira. Realizaron dos reuniones con los afectados, que finalizaron hasta las siete de la noche del viernes y no llegaron a ningún acuerdo, ya que estos pedían hasta 70 días para pagar el 60% de la deuda y otros 90 días para pagar el restante, por lo que el consorcio reconoce que le debe a los comerciantes.

“Hay mecanismos legales para reclamar a la persona que se ha convertido en un deudor moroso y hay que perseguirlo por las leyes, pero no es ocupando los edificios de Estado que se resuelve este problema. Para eso están todos los procedimientos legales”, señaló el abogado Lira. Al consultarle a Lira que si el consorcio está consciente de la deuda, dijo que está claro que se les debe y para eso están los mecanismos legales.

“No pudimos llegar a un acuerdo, porque este señor Ángel Elí dio a entender que la empresa está en bancarrota y que no tiene el flujo de efectivos para cancelar la deuda a esta gente. Dijo que pueden pagar en 70 días el 60% y el restante en otros tres meses, pero los comerciantes quieren el pago ya”, aseguró Abel Pastora.

En el mismo sentido se expresó Jorge Ardían Ramírez Herrera, a quien le adeudan 235,369 córdobas. Herrera señaló que la mayoría de los comerciantes tienen deudas con bancos y financieras, por lo que dijeron a los dueños de la empresa constructora que si tardaban tres meses, tenían que pagar intereses por el retraso.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus