•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cada día, un promedio de cinco licenciados en Derecho solicitan a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ser incorporados como abogados y notarios públicos, pero algunos deben esperar entre dos y tres años para obtener los documentos.

Es el caso de René Octavio López, a quien le tomó dos años conseguir su carné de abogado y el de notario. Él egresó de la universidad en 2008.

“En mi caso yo iba mensualmente a la Corte para ver si ya estaba, y el título de abogado duró casi dos años. En ese período solicité mi constancia de abogado para poder litigar en los juzgados locales, en casos de faltas y de delitos menos graves.

Cuando salió mi título de abogado, allí nomás salió el carné, que antes era gratis, ahora no”, agregó López.

Un caso similar sufrió Belkis Paiz Alonso, quien recibió su título universitario en 2006, pero hasta 2009 concluyó el trámite de incorporación en la CSJ.

El Derecho es una de las carreras más ofertadas entre las 47 universidades privadas autorizadas por el Consejo Nacional de Universidades.

Paiz esperó dos años más para recibir el título de notario público.

Hasta julio, en Nicaragua había 24,880 abogados, de los que 1,230 ya habían fallecido, de acuerdo con cifras de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).Un abogado (izquierda) y su cliente, durante un juicio. -Archivo-

Otras tareas
No todos ejercen la abogacía. Algunos están en la rama del periodismo y otros son comerciantes, entre varios oficios que practican los egresados de esta carrera.

Horacio Rodríguez es uno de los que ya no ejerce la profesión. Después de llegar a ser juez en Managua, decidió guardar las leyes y códigos para convertirse en un exitoso comerciante.

Tras 15 años de haber guardado su protocolo, Rodríguez dice que prefiere dedicarse al comercio porque le genera mejores ingresos y le permite pasar más tiempo con su familia.

Denis García Salinas es otro caso. Este periodista se “enamoró” de las ciencias jurídicas, pero al igual que muchos egresados no ejerce el Derecho.

Seis años después de incorporarse como abogado, García no ha hecho uso del carné número 13,574 que le extendió la CSJ.

“Estudié Derecho solo para tener un mejor conocimiento del mismo”, dice Salinas.

Pero la falta de incorporación en la CSJ no es el único obstáculo para los egresados de la carrera de Derecho.

¿Son demasiados?
Algunos litigantes sostienen que en Nicaragua hay una sobreoferta de abogados, por lo que muchos se dedican a otras labores.

El Complejo Judicial Central Managua, sede de los juzgados penales, civiles y del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), de lunes a viernes es visitado por unos 100 abogados.

En los pasillos judiciales es común escuchar en las conversaciones de abogados que “el trabajo está malo”, porque hay pocos clientes.

El experimentado abogado Mario Rey Delgado afirma que la abogacía sigue dando prestigio a los profesionales de esa rama, pero solo para quienes la ejercen con ética y profesionalismo.

Delgado reconoce que la abogacía está expuesta a ser “vulgarizada” por quienes la ejercen sin tener la debida preparación.

Entre las universidades públicas y privadas, en Nicaragua son 35 las que ofrecen la carrera de Derecho.

A criterio de Delgado, la proliferación de abogados va en detrimento de la calidad del servicio que brindan a la población y del mismo gremio, “porque hay quienes votan los precios de los trabajos”.

Otros, como el abogado Elton Ortega Zúniga, sostienen que entre la abundante cantidad de abogados, los clientes contratarán a los mejores.

Los abogados, sin embargo, evitan precisar sobre los honorarios que cobran.

“A como es el sapo, es la pedrada”, respondieron algunos de forma jocosa al referirse a los criterios que toman en cuenta para tasar sus honorarios.

La CSJ
El vocero de la CSJ, Roberto Larios, dijo que en el pasado la aprobación de los títulos de abogado tardada más porque necesitaban de la firma de los 16 magistrados de ese poder del Estado.

“Ahora solo se necesita la firma de la presidenta de la Corte y del secretario”, comentó Larios en referencia al nuevo procedimiento, que empezó a funcionar a mediados de 2014.

Esta medida, sin embargo, no beneficia a quienes egresaron de la carrera de Derecho antes de ese año.

En tanto, el oficial mayor de la CSJ, Enrique Molina, refirió que el Acuerdo 78, emitido el 17 de abril de 2013, además de reducir el proceso a seis meses y solo requerir de la firma de la presidenta y del secretario de la Corte, indica que la incorporación como abogado y como notario público se debe hacer en un solo acto.

Los nuevos licenciados

Cifras • Anualmente la Corte Suprema de Justicia (CSJ) autoriza de 1,000 a 1,500 licenciados en Derecho para ejercer como abogados, que egresan de las 35 universidades públicas y privadas que ofrecen esta carrera.

De esas 35 universidades, cinco son estatales o subvencionadas, según datos oficiales del Consejo Nacional de Universidades (CNU), que registra a las 57 alma máter existentes en el país.

En el período 2011-2014 de las cinco universidades que reciben el 6% del presupuesto, egresaron un promedio de 665 abogados anualmente.

Sobre la calidad de los abogados que salen de cada universidad, el ingeniero Roberto Collado, secretario técnico del CNU, explica que las facultades de Derecho programan y supervisan la ejecución de cada sesión de clases, en cada asignatura de cada plan de estudio previamente aprobado.

Además, las vicerrectorías tienen equipos técnicos que a su vez supervisan la ejecución de los planes de estudios en cada facultad.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus