•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La firma china HKND, concesionaria del proyecto del canal interoceánico en Nicaragua, ha invertido 600 millones de dólares en los estudios y obras de preparación realizados para el desarrollo de la megaobra, según el vocero de la Comisión del Gran Canal, Telémaco Talavera.

El funcionario aclaró que este monto no es una cifra actualizada, porque aún restan los reportes más recientes de HKND. Sin embargo, sostuvo que todo el dinero invertido proviene de la empresa china, que inició las obras preliminares del proyecto el pasado 22 de diciembre.

Dichas obras --de acuerdo con lo que han señalado representantes de HKND y del gobierno-- consisten en la construcción de vías de acceso y el traslado de maquinaria pesada en la zona de Brito, en el departamento de Rivas, donde está prevista la entrada oeste del canal.

RECHAZA EFECTOS

Talavera fue consultado sobre el impacto que podría tener la ralentización de la economía de China en el proyecto del canal y afirmó que la disponibilidad de recursos para su construcción y operación no será afectada por ese enfriamiento.

En enero de este año, las autoridades chinas confirmaron que el aumento de su producto interno bruto (PIB) en el 2015 será de 7.4%, el porcentaje más bajo de los últimos 24 años y que estiman será una norma para los años venideros.

“Toda crisis financiera tiene efectos generales, pero si consideramos los volúmenes de plata (dinero) que hay en el mundo, no representa una amenaza al proyecto”, valoró Talavera.

ECONOMISTAS CAUTELOSOS

Sin embargo, los economistas Juan Sebastián Chamorro y Sergio Santamaría estiman que la disminución en el crecimiento económico de China sí podría tener efectos negativos en la obtención de recursos para financiar la construcción de la megaobra, cuyo costo está estimado en 50,000 millones de dólares.

“Este es un problema serio. Será más difícil conseguir financiamiento por medio de las bolsas bursátiles en todo el mundo, incluso las bolsas podrían caer en una recesión”, advierte Chamorro.

Por su parte, Santamaría considera que “esta situación hará que las empresas y los bancos chinos reduzcan sus inversiones internas y externas. Ellos invertirán en áreas geográficas donde tengan un mayor impacto productivo y donde haya un retorno de sus inversiones a más corto plazo, (entonces) esta recesión afectará el financiamiento de obras como esta”.

Sin embargo, en la actualidad también es un hecho que China se ha convertido en el segundo socio comercial y el tercer inversionista de América Latina.

El presidente chino Xi Jinping, en su discurso de inauguración del primer foro ministerial entre China y los 33 países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), estableció el objetivo de invertir en la región hasta 250,000 millones de dólares en la próxima década.

Esta inversión supondría unos 25,000 millones anuales, muy por encima de los aproximadamente 10,000 millones que las empresas del gigante asiático han desembolsado cada año desde 2010 en estos países, según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).Telémaco Talavera, vocero de la Comisión del Gran Canal.

Talavera niega cambios

RUTA • El movimiento de las entradas del canal interoceánico en el Pacífico y en el Caribe en 200 metros al Sur y 300 metros al Norte, respectivamente, serían los últimos ajustes que se realizarían al diseño de la megaobra, con base en los estudios de impacto ambiental y social (EIAS), según el vocero de la Comisión del Gran Canal, Telémaco Talavera.

En comunicación telefónica con El Nuevo Diario, Talavera aseguró que esos son los cambios a los que hizo referencia recientemente el vicepresidente ejecutivo de la concesionaria HKND, Kwok Wai Pang, con quien, dijo, tuvo una reunión el pasado lunes para abordar ese y otros temas relacionados al proyecto.

El empresario chino dijo que de acuerdo con las mejores prácticas internacionales, la EIAS contempla un conjunto de medidas para proteger el medioambiente que HKND está comprometida a cumplir, porque es un principio rector que adquirió ante el Banco Mundial.

Talavera señaló que desde noviembre del año pasado se habían anunciado otras modificaciones “de forma preventiva”, como son el movimiento de la ruta hacia el Sur de El Tule para no afectar el Sistema de Humedales de San Miguelito y la disposición de no utilizar explosivos para dragar el lago Cocibolca, por donde pasarán 105 kilómetros de la ruta del canal.

Detalló que el puerto de Brito, en el departamento de Rivas, se construirá entre 100 y 200 metros más hacia el Sur para no afectar los manglares y que el puerto de la desembocadura del río Punta Gorda, en el Caribe, se construirá entre 200 y 300 metros más hacia el Norte para proteger la bosques de palma y la diversidad biológica de la zona.

  • Los estudios de impacto ambiental y social fueron entregados el 31 de mayo por la firma británica Environmental Resources Management al gobierno y a HKND Group. El gobierno continúa su análisis.​
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus