•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El juez de violencia de Chontales, Leonardo Gálvez, declaró en abandono la defensa técnica de Bernardo Guadalupe Sevilla Espino, acusado por el asesinato de la madre Ana María Espino, de 55 años; de su sobrina Mayra Sevilla Espino, de 20 años; y de Zenayda del Rosario Fonseca, de 16 años, quien trabajaba como empleada en su casa.

Por el crimen ocurrido el pasado 19 de junio en la casa de habitación de la señora Espino, ubicada en el barrio Buenos Aires del municipio de Acoyapa, Chontales, también está siendo enjuiciado un hermano menor del imputado.   

El Ministerio Público acusa a Bernardo por cuatro delitos: parricidio, abuso sexual (tocamiento de las féminas mientras buscaba el dinero), asesinato y robo con intimidación agravado.        

El judicial Gálvez explicó que la defensa técnica Marcos Antonio Suárez Gutiérrez, un día antes del juicio oral y público, presentó un escrito donde pidió la reprogramación  del  caso, aduciendo que la “médica privada, pediatra y ginecobstetra,  Maritza Pérez”,  le extendió una constancia donde dice que tiene que reposar 72 horas por presentar problemas urinarios.        

“No veo concordancia… en que lo haya visto una pediatra, una ginecóloga”, cuestionó el judicial Gálvez, quien manifestó que para poder aceptar la constancia médica que presentó Suárez tiene que pasar por el médico forense, de lo contrario lo declara en abandono.

Nueva defensa

Asimismo, el juez manifestó a los familiares del reo que tienen tres días para buscar a un abogado privado para representarlo o si no el Ministerio Público se encargará de asignarle un defensor.             

Por su parte la Fiscalía calificó como una “táctica dilatoria” de parte de la defensa técnica el pedir la reprogramación del juicio oral y público alegando enfermedad.

El juez reprogramó el juicio oral y público por el triple asesinato de Acoyapa para el próximo 10 de agosto a las 9:30 a.m.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus