•   Ometepe, Rivas  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Su ambiente ecológico, lleno de paz y sus piscinas de origen volcánico han convertido a la Reserva Natural de Ojo de Agua en uno de los destinos turísticos más visitados de la isla de Ometepe y con grandes perspectivas de crecimiento.

Hasta el 2001, su potencial turístico permanecía oculto dentro de la reserva ubicada en la comunidad Tilgüe, municipio de Altagracia. Poco a poco “guías turísticos de los hoteles llevaban a turistas a la finca como parte de los recorridos, pero fue hasta en el 2006 que surgió como destino turístico”, reveló Jairo Cabrera, responsable de turismo de Ojo de Agua.

De acuerdo con Cabrera, ese año el turismo cobró un gran auge en la isla de Ometepe gracias a los proyectos de adoquinado y porque su hermana, Marquesa, quien en ese momento estudiaba turismo sostenible, tuvo la visión de desarrollar turísticamente a Ojo de Agua.

“Inicialmente solo existía una piscina que es donde está la naciente de agua, que proviene del volcán Concepción. Ya como parte del proyecto se construyó la otra, que es de mayor dimensión y la más utilizada por los turistas que vienen a darse un baño rejuvenecedor, porque sus aguas cargadas de potasio, fósforo, azufre, calcio, magnesio y sodio poseen propiedades medicinales”, precisó.

El lugar

Las paredes de la piscina fueron construidas con piedras volcánicas y miden 60 metros de largo por 23 de ancho. La piscina pequeña tiene una dimensión de 25 metros de largo por 11 de ancho y es usada principalmente por personas de la tercera edad, por sus propiedades curativas.

Según Cabrera, la fuente de agua proveniente del volcán proporciona 700 galones de agua por minuto y cada 45 minutos el agua es reemplazada naturalmente por la fuerza de gravedad, que permite que la nueva expulse a la vieja por una compuerta.

Inicio duro

Los primeros pasos de este destino turístico fueron duros debido a que no existía servicio eléctrico y las bebidas las tenían que ofertar en termos, y únicamente servían comida rápida.

De acuerdo con Cabrera, posteriormente la familia hizo una inversión de US$16,000 para llevar la energía eléctrica.

El camino de acceso también fue rehabilitado para facilitar la circulación de los vehículos y en 2012 inauguraron un restaurante con una inversión de US$80,000.

“Ahora, además de ofrecer baños rejuvenecedores, ofrecemos una variedad de platillos que incluyen mariscos, carnes y vegetales. Los precios oscilan entre los US$4 y US$27, que es un servicio para disfrutar en familia”, detalló.

Nuevas inversiones

La fuente de agua proviene del volcán Concepción.Asimismo, la ejecución de un nuevo proyecto le permitirá a este complejo turístico ofrecer el servicio de hospedaje.

”Se trata de la construcción a largo plazo de 15 cabañas con una inversión total que oscila entre los US$90,000 y US$120,000, y vamos a iniciar con cinco (cabañas)”, manifestó Cabrera.

En temporada alta Ojo de Agua es visitado mensualmente por más de 4,500 turistas extranjeros y mil nacionales, sin incluir a los habitantes de la isla de Ometepe, que también se ven atraídos por las frescas y limpias aguas provenientes del volcán Concepción.

El gasto de los turistas

Montos • De acuerdo con Jairo Cabrera, el 50% de los turistas que visitan Ojo de Agua gasta en promedio US$10 al día. Estos además de disfrutar de las piscinas y del servicio de restaurante, tienen la opción de hacer un recorrido por los senderos de la finca para apreciar aves, árboles frutales, cultivos orgánicos o disfrutar de la panorámica que ofrece un mirador.

El centro turístico genera 22 empleos y, según Cabrera, dentro de la responsabilidad social empresarial Ojo de Agua está aportando el vaso de leche a 76 niños de la escuela de la comunidad y apoya las jornadas que realizan las brigadas médicas.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus