Ernesto García
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A 26 años de prisión fue sentenciado el expolicía Eduardo Navarrete Carcache, de 36 años, por tentativa de violación y asesinato en perjuicio de una mujer que fue degollada la medianoche del 23 de marzo pasado.

Por los mismos hechos el juez Tercero Especializado en Violencia de la capital, Edén Aguilar, condenó a 25 años de encierro a Víctor Molina Villalta y al taxista Leslie Gurdián Morales.

Luego del fallido intento por mancillar a la mujer de iniciales S.I.H.V., dos de los condenados fueron encontrados copartícipes del crimen, cuya investigación determinó que quien le quitó la vida a la víctima de varias estocadas en distintas partes del cuerpo con un cuchillo de mesa fue Gurdián Morales.

Es decir, mientras Gurdián le daba muerte uno de los implicados la sujetaba de los brazos, y el otro vigilaba que nadie se acercara al lugar del crimen.

El cuerpo sin vida y semidesnudo con varias heridas  de la víctima fue abandonado por los victimarios en el local donde años atrás funcionó el puesto de salud del barrio Camilo Ortega.

PRUEBAS

Como prueba la Fiscalía presentó en el juicio los zapatos de Víctor Molina Villalta, que tenían manchas de sangre; el grabado de la suela de su calzado que le quedó tatuado a la víctima en el rostro.

En el caso del expolicía Eduardo Navarrete, la prueba que lo incriminó es un pantalón azul con manchas hemáticas y en lo que refiere a Leslie Gurdián, lo incrimina el testimonio de un niño a quien hirió en el cuello para obligarlo a que no lo delatara.

El menor es el testigo que observó a los acusados sentenciados cuando salían del local donde ocurrió el intento de violación seguido de homicidio, refiere la sentencia condenatoria.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus