•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Nahum Bravo Tórrez mató a su padre Santos Bravo Gómez, su hermana materna Lucía Bravo Mejía y su madrastra Rosibel  Mejía lo hizo pensando que solo él quedaría vivo para amasar el dinero y las propiedades que dejó su progenitor.

Sin embargo, lo que hizo fue adelantar la muerte de sus parientes y la herencia para sus hermanos Abner Saúl Bravo y Jonathan Bravo Tórrez, mientras que él solo se aseguró 30 años de cárcel.

En la sentencia dictada por el juez Javier Aguirre Aragón, se establece que los herederos universales de los “bienes, derechos y acciones” dejados por Santos Bravo Gómez son sus hijos Abner Saúl Bravo y Jonathan Bravo Tórrez.

Fuera de la lista de herederos quedó Marcelino Sixto Gómez, quien pretendía recibir algo de la herencia de Santos Bravo alegando ser su padre, según la resolución judicial.

1 MILLÓN de dólares se estima es la fortuna dejada por Santos Bravo Gómez, distribuida en certificados de depósitos a plazo, joyas, maquinarias, vehículos y la casa donde ocurrió el triple crimen.

También fueron eliminados como potenciales herederos del comerciante Santos Bravo sus hermanos Petrona Gómez Rocha y Dionisio Bravo.

Todas las personas que quedaron fuera de la lista de herederos fue porque presentaron sus escritos de oposición de forma extemporánea y tampoco demostraron tener igual o mejor derechos que Abner y Jonathan Bravo, se explica en la sentencia.

En el veredicto, Nahum Bravo ni siquiera es mencionado porque al haber confesado que planeó y ejecutó el crimen contra su padre, automáticamente el Código Procesal Penal lo declara indigno de recibir herencia.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus