•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace seis meses Cinthia Mayorga, de 43 años, residente de Managua, estuvo tres días inmovilizada. No podía bañarse ni vestirse sola. Tenía dolores intensos en las articulaciones y presentaba fiebre. Aunque no acudió a ninguna unidad de salud, Mayorga sostiene que padeció chikungunya.

Hay días en los que aún tiene dolor. “Después que lavo ropa es seguro que tendré y no puedo retorcer (las piezas) porque paso grave, con dolor en las muñecas”, cuenta. Ella no forma parte de las estadísticas oficiales que registran 2,704 casos de chikungunya hasta el 11 de agosto.

Sandra González tampoco acudió a una unidad de salud. El miércoles 5 de agosto sintió debilidad en su cuerpo. “Yo estoy acostumbrada a andar de aquí para allá, pero ese día me sentí rendida, con dolor en los pies y en el cuerpo, y también irritada”, comenta.

[Relacionada: Alerta sanitaria por dengue y chikungunya]

“No aguantaba el dolor en los huesitos de los dedos, no podía ni agarrar una pana para lavar los trastes. Me dolía la rodilla, la muñeca, la rabadilla, detrás de la cabeza. Sentada, acostada o de pie también tenía dolor”, cuenta.

El médico internista Jesús Marín Ruiz estima que el cuadro clínico del chikungunya no es igual en todos los pacientes. Sin embargo, explica que la característica de esta enfermedad, que es provocada por la picadura de mosquitos Aedes aegypti infectados, es el dolor en las articulaciones.

“A un paciente que le pican un montón de zancudos tiene una cantidad mayor de virus en su cuerpo y el cuadro clínico es más severo”, agrega el especialista.

¿Y con el dengue?

Para Marín Ruiz, “el gran problema que tenemos ahorita es que están las dos epidemias juntas: dengue y chikungunya”.

“Si solo fuera chikungunya, lo ideal es administrar un antiinflamatorio, pero en el dengue está contraindicado”. Por lo que lo recomendable “es ir a consulta y saber si es una u otra enfermedad”, pues en la actualidad “el cuadro del dengue se está comportando muy severo”.

La agresividad del dengue tipo 2, que ya causó una muerte en lo que va del año, consiste en que las complicaciones aparecen más temprano y son más severas, elevando la posibilidad de muerte a un 20%, especialmente en niños y personas de la tercera edad, señala el médico internista Marcio Arteaga.

Autoridades de salud informaron que el niño Ariel José Martínez Flores, de cinco años, murió a causa del dengue tipo 2. Según sus familiares, el pequeño fue llevado el 6 de agosto a una clínica previsional de Rivas porque presentaba fiebre; ahí recibió el diagnóstico, pero el 8 de agosto tuvo complicaciones y al día siguiente falleció tras sufrir un paro respiratorio.

Evitar complicaciones

La rapidez y agresividad con la que atacó el dengue a este menor de edad coincide con la explicación de Arteaga, pues según este la sepa 2 del virus hace que las complicaciones como sangrados, hipotensión (presión arterial menor de 90-60), inflamación de órganos vitales y un derrame pleural se manifiesten de forma severa entre el segundo y el tercer día de iniciada la enfermedad.

Arteaga detalla que el derrame pleural consiste en la acumulación de líquido en la pleura, que es una membrana que recubre los pulmones, por lo cual el paciente experimenta dificultad para respirar y puede sufrir un paro respiratorio.

“Tanto en el dengue tipo 1 como en el tipo 2 la fiebre aparece en el primer día, pero en el tipo 1 las complicaciones empiezan al cuarto o quinto día, mientras que en el tipo 2 al segundo o tercer día; en el tipo 1 el comportamiento de la enfermedad es benigno y en el tipo 2 las manifestaciones son severas”, compara.

El especialista recomienda que toda persona con fiebre de 40 grados debe asistir inmediatamente a una unidad de salud, pues advierte que con las complicaciones de la enfermedad la posibilidad de morir es de un 20% o más.

El dengue tipo 2 tuvo gran incidencia en el 2013, año que en se registró la peor epidemia de dengue en el país en la última década con casi 9,000 casos, 22 fallecidos y una alerta roja a nivel nacional. Los principales afectados fueron niños y adolescentes, según reportaron autoridades de salud en su momento.

Ideal: evitar criaderos

Medidas • El médico internista Jesús Marín Ruiz hace hincapié en que la mejor forma de prevenir los virus del dengue y chikungunya es evitando los criaderos de zancudos.

“Todos los días hay que estar atentos. Si llovió y regamos puede que ahí quede agua estancada y se va a desarrollar un criadero. El zancudo te pica en el día y hay que impedir que te pique. He estado viendo pacientes que dicen que a ellos no les pica, pero no, (lo que ocurre es que) se acostumbraron a que los picara y por eso no lo sienten”.

El pasado viernes el Gobierno decretó una alerta sanitaria en respuesta a las primeras muertes registradas por estos virus: dos por dengue y una por chikungunya, aunque la cantidad de casos en Nicaragua está muy por debajo de los registros de Honduras, Guatemala y El Salvador.

El plan gubernamental incluye la visita casa a casa en los barrios y comunidades para identificar cuadros febriles y erradicar focos de criaderos de los mosquitos.

Además, se harán visitas a las escuelas de primaria para fortalecer los conocimientos de los estudiantes sobre las medidas de prevención y protección sobre las enfermedades de transmisión vectorial. Igualmente, se informará a través de perifoneo, plan de medios y cuñas radiales, según Marta Reyes, directora de prevención de enfermedades del Minsa.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus