•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El mercado de cirugías plásticas en Nicaragua ya no es exclusivo de las mujeres, dice el médico José Dolores Brockmann, quien explica que los hombres representan el 20% de los pacientes.

Brockmann, miembro de la Asociación Nicaragüense de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética (ANCP), indica que en general, este sector ha crecido 35% en los últimos cinco años en este país.

Él dice atender entre 10 y 15 pacientes por mes, y aproximadamente el 50% provienen del extranjero, aunque en su mayoría son de origen nicaragüense.

Infografía ENDEn el caso de los hombres, Brockmann sostiene que sus pacientes son de 30 años de edad o más y que ven en la cirugía plástica una alternativa para mejorar su apariencia.

Ellos, agrega, se practican operaciones como ginecomastias (reducción de glándulas mamarias), blefaroplastia (levantamiento de párpados) y liposucción.

Jóvenes

El mercado principal, sin embargo, sigue siendo el de las mujeres.

“Patricia”, una joven de 19 años que prefiere reservar su verdadero nombre, admite que desde los 16 había decidido someterse a cirugías estéticas.

A los 18 cumplió su objetivo: aumentó sus mamas, corrigió su nariz y se redujo la papada.

“Para mí, las cirugías representaron un giro de 180 grados, fue increíble tanto en el aspecto físico como emocional, me levantó la autoestima de inmediato. Yo ya pasé por tres intervenciones quirúrgicas, pero la mamoplastia de aumento fue la más esperada”, admitió la joven.

El sicólogo Juan Ramón Alemán opinó que para someterse a una cirugía estética lo mejor es que las personas esperen a cumplir los 18, que es cuando se empieza a tener mayor capacidad para tomar decisiones importantes.

Alemán agregó que es clave discutir en familia y con cautela este tipo de decisiones, y recoger toda la información necesaria para garantizar la salud física y emocional.

En el caso de “Patricia”, los padres de la joven estudiaron junto a ella los posibles riesgos de la cirugía y cómo podían hacerla de la manera más segura, por lo que cuidaron hasta el último detalle para garantizar la salud de la joven.

Alemán explicó que la cirugía plástica muchas veces representa un anhelo para las personas y garantiza un estado de bienestar.

De acuerdo con el sicólogo, estas intervenciones quirúrgicas son buenas cuando sirven para eliminar en el paciente algún complejo, pero destacó que las personas deben aceptarse tal como son.

La dismorfofobia

No todas las personas que entran al quirófano buscan solucionar sus complejos.

Algunas son víctimas de la dismorfofobia o trastorno dismórfico corporal, que provoca en las personas exagerar las imperfecciones de su cuerpo, o imaginarlas.

Alemán mencionó que esta enfermedad genera depresión y ansiedad, que en algunas ocasiones puede ser extrema.

“La dismorfofobia es una enfermedad que suele aparecer en adolescentes, pero normalmente en la etapa de la madurez desaparece debido a que la persona llega a conseguir estabilidad emocional y económica, provocando que él o ella terminen aceptando su apariencia”. Mencionó Alemán.

El problema alcanza un nivel peligroso cuando la enfermedad acompaña a la persona en su madurez, una etapa en la que se tiene un mayor poder adquisitivo y más facilidad para someterse a las cirugías.

El perfil

Brockmann dijo que lo ideal es levantar un perfil sicológico a los pacientes interesados en cirugías estéticas.

“Se debe descartar pacientes con trastorno de dimorfismo corporal y está recomendado referir a este tipo de pacientes a un profesional de salud mental”, precisó.

La enfermedad, dijo, puede ser provocada al crecer en hogares disfuncionales o por el estereotipo de belleza perfecta que se vende en la sociedad.

Alemán, por su parte, aseguró que cuando una persona opta por practicarse cambios drásticos evidencia que sufre de trastorno dismórfico corporal.

Ese tipo de personas, advirtió, nunca alcanzará su ideal físico, sin importar las cirugías a las que se someta.

El médico José Dolores Brockmann asegura que no existe una edad específica para que las personas se sometan a una cirugía. Todo depende del estado de salud del paciente y del tipo de cirugía solicitada, se podría iniciar desde los 7 años con la otoplastia (cirugía de orejas en asa) o esperar hasta los 50 años para un estiramiento facial generalmente.

Los médicos en Nicaragua

Registros. En Nicaragua existen aproximadamente 80 cirujanos plásticos registrados en el Ministerio de Salud (Minsa) de los cuales 28 pertenecen a la Asociación Nicaragüense de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética.

La Asociación se encarga de hacer reuniones mensuales, divulgación de riesgo, promoción de educación continua, seminarios, talleres, congresos e informar a la población sobre cuáles son los especialistas en cirugías plásticas.

Los expertos recomiendan que como parte del procedimiento prequirúrgico debe efectuarse una consulta médica con los cirujanos plásticos, para elaborar el historial clínico, y practicarse exámenes físicos, de laboratorio y complementarios.

Además, los expertos sugieren una valoración médica con el anestesiólogo, para definir las sustancias que se usarán y los posibles riesgos quirúrgicos.

Asimismo, es recomendable pasar consulta con un médico internista cardiólogo para valorar los riesgos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus