•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió hoy a Estados Unidos que suspenda la ejecución del nicaragüense Bernardo Abán Tercero, prevista para el 26 de agosto en el estado de Texas.

La CIDH pidió asimismo que se otorgue al reo "una reparación efectiva que incluya la revisión de su juicio conforme a las garantías del debido proceso y de un juicio justo previstas en la Declaración Americana", según informó hoy en una nota este organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

[Relacionada: El último deseo de Bernardo Tercero]

También otorgó medidas cautelares para proteger la vida e integridad personal de Bernardo Abán Tercero el 4 de abril de 2013, una solicitud que acompañó con una petición sobre la presunta violación de derechos reconocidos en la Declaración Americana.

  • Abán Tercero fue condenado a muerte por el asesinato de un hombre en 1997.

A través de las medidas cautelares, la Comisión solicitó a Estados Unidos que no aplicara la pena de muerte hasta que el organismo pudiera decidir sobre los argumentos de los peticionarios.

Según recordó hoy la CIDH, Estados Unidos está sujeto a las obligaciones internacionales derivadas de la Carta de la Organización de Estados Americanos desde que se incorporó al organismo en 1951.

[Te interesa: Piden suspender ejecución de nica por problemas mentales]

"En consecuencia, la CIDH insta a Estados Unidos, y en particular al estado de Texas, a respetar plenamente sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos", señaló la CIDH.

Clemencia

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, envió el pasado 30 de julio una misiva a su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la que le pidió clemencia para Bernardo Abán Tercero.

El mandatario destacó que el ciudadano nicaragüense fue condenado a la pena de muerte tras cometer un grave delito cuando era menor de edad.

"Acudo a usted (...), sabiendo también que para el derecho consuetudinario de los Estados Unidos de América, por tratarse de un delito cometido por un menor, sería un castigo cruel e inusual", sostuvo Ortega.

El 31 de marzo de 1997, Abán Tercero y un cómplice irrumpieron en una lavandería con el propósito de atracarla cuando el nicaragüense se enzarzó en una pelea con un cliente del establecimiento, Robert Berger, al que le disparó.

Uno de los argumentos de la defensa del nicaragüense es que Abán Tercero tenía 17 años cuando cometió el delito, y no 19, lo que le permitiría evadir la pena de muerte, sin embargo, las autoridades estadounidenses sostienen que el nicaragüense nació en 1977.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus