•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los países centroamericanos y República Dominicana declararon una “alerta agropecuaria” con el fin de atender a 1.6 millones de personas afectadas por una severa sequía producto del fenómeno El Niño, anunció ayer el Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC).

“Se ha tomado el acuerdo de declarar la alerta agropecuaria en toda la región centroamericana, con el objetivo de llamar no solo la atención para profundizar en las políticas de mitigación y previsión, sino también de llamar la atención de la comunidad internacional a efecto de solicitar su cooperación”, consignó un comunicado del CAC divulgado en San Salvador.

El acuerdo fue adoptado durante una reunión de ministros de Agricultura que se reunió esta semana en la capital salvadoreña para analizar el tema del cambio climático y su impacto en la producción agrícola y el desarrollo rural centroamericano.

El CAC advirtió que el período irregular de lluvias observado en los últimos meses a causa del fenómeno El Niño, probablemente se prolongará para la segunda fase de la estación lluviosa, de septiembre a noviembre.

Ante esta situación, se hace necesaria la búsqueda de cooperación, para “tener mejores condiciones” con que afrontar la problemática generada por el cambio climático, señaló el consejo.

El director del CAC, Julio Calderón, sostuvo que “la alerta promueve (...) llamados de atención a todas las autoridades de que la situación está crítica. También es un llamado que está consignado a las agencias de cooperación como PMA, FAO, entre otras, para facilitar los apoyos que corresponden”.

La situación, según el funcionario, plantea a los gobiernos del istmo y a las agencias de cooperación la urgencia de adoptar medidas, como llevar “inmediatamente” alimentos y recursos a la población impactada y, en el mediano y largo plazo, efectuar “cambios” de políticas para establecer “una agricultura adaptada al clima”.

PMA PIDE MÁS AYUDA

Desde 2013, los países centroamericanos afrontan una cruda sequía que impacta principalmente al denominado “corredor seco” que corre paralelo a la costa del Pacífico, desde Guatemala hasta Panamá.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas llamó ayer a la comunidad internacional a volcarse en ayuda para suplir a 1.2 millones de personas en Guatemala, El Salvador y Honduras que perdieron sus cultivos por la sequía.

“Los más afectados son 1.2 millones de personas en los tres países que hay que atender de emergencia”, afirmó en una entrevista a AFP el peruano Miguel Barreto, representante del PMA para el norte de Centroamérica.

Detalló que el PMA solo tiene capacidad para atender a 550,000 personas en los tres países, con el agravante que solo tiene disponibilidades hasta octubre.

Los países centroamericanos viven una situación de emergencia por la sequía que causó pérdidas en casi la totalidad de la producción de maíz y frijoles, básicos en la dieta de la región, al tiempo que causó la muerte de ganado.

Sin embargo, Barreto explicó que han adoptado la modalidad de dar dinero a las familias porque de esa forma se agilizan las entregas.

Anteriormente tardaban entre dos o tres meses en comprar los víveres y llevarlos a las comunidades.

Con la nueva modalidad “las familias mejoran su dieta porque pueden comprar verduras y legumbres frescas y, además, se mueve el mercado local” de las comunidades con la inversión de los afectados, añadió.

Señaló que el problema de la falta de alimentación es grave porque somete a los pobladores a la desnutrición crónica que limita las capacidades humanas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus