•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Seis jóvenes profesionales partirán el próximo mes hacia diferentes ciudades del Reino Unido, tras ser becados por el programa Chevening de esa nación para realizar estudios de maestría. Ellos conforman el mayor grupo de nicaragüenses beneficiados desde 1984, año desde el cual estas becas están disponibles para Nicaragua. 

Pese a que todos cursarán distintas maestrías, los une el deseo de crecer personal y profesionalmente, pero sobre todo el de contribuir al desarrollo del país con los conocimientos que adquirirán durante un año. El camino para alcanzar esta oportunidad no ha sido fácil, pero cada esfuerzo y sacrificio realizado es parte de lo que describen como un sueño hecho realidad. 

El Nuevo Diario conversó con cada uno y a través de sus testimonios dejan entrever que obtener una beca para estudiar en Gran Bretaña, que en Europa es el primer destino para realizar estudios y el segundo en todo el mundo, no es algo inalcanzable siempre y cuando haya dedicación, perseverancia y apoyo de los padres. 

Yahoska Berríos Rodríguez: superando limitantes 
25 años. Managua.

Estudió Derecho en la Universidad Centroamericana (UCA) y tiene un posgrado en Manejo de Proyectos de Agua y Saneamiento. Trabaja para la organización no gubernamental Ralleigh International como coordinadora de proyectos de agua, saneamiento y recursos naturales. Su maestría es en Globalización y Desarrollo Latinoamericano, en la University College London. 

Para Berríos Rodríguez, uno de los factores que dificultó su postulación a las becas Chevening es que en Nicaragua no hay ninguna institución que realice el examen IELTS, que es una prueba internacional estandarizada para la certificación del idioma inglés y forma parte de los requisitos.
Para cumplir con ello, la joven tuvo que viajar a Costa Rica y aunque en un primer intento no logró obtener el puntaje necesario (7 sobre 9), regresó y en esa segunda ocasión hasta lo sobrepasó. 

“Siempre he contado con el apoyo de mis padres, pues a pesar de que estudié Derecho yo siempre supe que quería trabajar en Desarrollo y estudié Derecho como base, entonces ellos siempre apoyaron mi visión de carrera”, asegura. 

Sara Poveda Vanegas: siempre dando lo mejor
30 años. León.

Licenciada en Administración de Empresas con énfasis en Economía y Finanzas en la entonces Ave Maria University, hoy Keiser University. Hizo el máster en Administración de Empresas que ofrece la Universidad Americana (UAM) en alianza con el Tecnológico de Monterrey, de México. Se desempeña como gerente de ventas de una empresa naviera.

Cursará una maestría en Comercio Internacional en la Universidad de Saint Andrews, en Escocia. 

Sus compañeros reconocen que fue ella quien se encargó de reunirlos, luego de que les notificaran que habían sido clasificados para las becas, y hasta creó un grupo en WhatsApp para mantenerse en contacto y darse apoyo mutuo en los trámites que faltaban, como la gestión de la visa que la tuvieron que hacer en Panamá porque el Reino Unido no cuenta con embajada en Managua. 

Poveda Vanegas dice que desde un inicio supo que estaba compitiendo con candidatos altamente clasificados, por lo que enfocó su postulación en su característica de perseverar y dar lo mejor de sí misma para sobresalir en todas las actividades en las que se involucra, dando constancia de que fue la mejor de su facultad en la universidad y se graduó como la mejor estudiante de su maestría.

Salomé García Urbina: un sueño y un reto
27 años. Granada.

Se graduó como economista de la Universidad Centroamericana (UCA) con la puntuación máxima cum laude. En el 2009 entró a hacer pasantías en el área de Programación Económica del Banco Central de Nicaragua (BCN), y desde el 2010 está contratada en la División Económica. La maestría que estudiará es en Derecho Económico Internacional en la Universidad de Manchester. 

Esta joven siempre soñó con estudiar en Inglaterra y ahora que su sueño se hizo realidad, lo hará en una universidad que está entre las 50 mejores del mundo. Reconoce que dicha institución es muy estricta y que será todo un reto, pero está dispuesta a esforzarse y sacar provecho de esta oportunidad como lo ha hecho siempre.

“No hay una forma de describir el sentimiento, te sentís orgullosa de vos misma, del esfuerzo de tus padres, del esfuerzo tuyo durante toda tu vida, he sido muy dedicada desde niña (…) partir de una familia que es de escasos recursos y estudiar toda tu vida siendo becada y llegar a este punto y cumplir tu sueño es algo extraordinario”, cuenta.

Gregory Pasquier Cross: la paciente espera
25 años. Managua. 

Estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Tiene un posgrado en Logística y Operaciones, con la Universidad Americana (UAM). Trabaja como gerente de operaciones de una empresa de distribución de partes automotrices. Su maestría es en Investigación de Operaciones en la Universidad de Cardiff, en Gales. 

Cuando Pasquier Cross inició el proceso de postulación, dudó sobre si iba a obtener le beca, pero no se dejó llevar por la desconfianza y lo hizo. 

Para él, lo más mortificante del proceso fue la espera, pues entre los tres momentos más importantes del mismo (postulación, entrevista y notificación) hay varios meses de por medio, de tal modo que él mandó su solicitud en septiembre del año pasado y recibió la buena noticia hasta el pasado 28 de mayo. 

“Entonces en estos meses sí te podes desmotivar, pero lo que yo hacía era concentrarme en el trabajo y olvidarme que había aplicado para no sentir esa ansiedad que uno tiene cuando está esperando algo”, contó el joven.

Denis Pavón Chavarría: con proyectos en mente
27 años. Managua. 

Graduado de Ingeniería Industrial en la Universidad de Ingeniería de Nicaragua (UNI) y de Derecho en la Universidad Centroamericana (UCA). Se desempeña como coordinador de proyectos de emprendimiento en la organización no gubernamental Ralleigh International. La maestría para la cual fue becado es de Sostenibilidad, Emprendimiento y Diseño en la Universidad Brunel, en Londres. 

A este joven le apasiona el desarrollo sostenible y el emprendimiento, por lo que cuando tenía 11 años comenzó a hacer voluntariados en diferentes organizaciones en torno a esos temas, y en el 2012 participó en el Congreso de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río +20, en Río de Janeiro, Brasil.

Toda esa experiencia le sirvió para perfilarse como buen candidato a la maestría que cursará. A lo largo de la misma, contó, debe desarrollar la idea de un plan de negocio que, al final, podrá inscribir para concursar por un capital semilla que otorga la universidad. “Mis expectativas es desarrollar la idea, crear contactos de personas interesadas y no solo desarrollarla en Nicaragua, sino expandirla en la región”, afirmó.

Giovany Delgado Torres: un visionario
26 años. Managua. 

Licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad de Miami. Es encargado de proyectos para México y Centroamérica de la Fundación Panamericana para el Desarrollo, que es el brazo humanitario de la Organización de Estados Americanos (OEA). Su maestría es en Desarrollo Latinoamericano en King’s College London. 

Para Delgado Torres no fue fácil poner en letras sus deseos y motivaciones para postularse a la beca, aun cuando siempre ha sabido en qué quiere formarse y lo ha ejercido con pasión en los trabajos que ha tenido.

Su aspiración luego de finalizar la maestría es involucrarse en actividades para desarrollar la integración centroamericana, pues es un ferviente creyente de que la región “tiene mucho que ofrecer al mundo”.

Además, junto con sus compañeros becarios, tiene propuesto que al regresar a Nicaragua crearán una asociación de exbecarios para motivar y apoyar a futuros postulantes a las becas Chevening. “Porque todos queremos que nuestro país crezca, queremos darle una nueva imagen a Nicaragua”, apuntó. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus