•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ismael Rivera, uno de los heridos de la explosión  aún se encuentra en situación crítica.  Las quemaduras de tercer grado en el 95% de su cuerpo no le permiten a los doctores dar un pronóstico favorable a sus familiares. 

Flor Corea, su hermana, explicó a El Nuevo Diario que durante su visita de ayer en el Hospital Antonio Lenín Fonseca, no fue fácil verlo. “Cuando uno entra se lleva una impresión bien fea”, expresó. Durante su visita, los médicos le dijeron que la condición de su hermano seguía igual. “Notaron mejoría en la presión y en la orina, aún sigue en estado delicado, pero los doctores no nos dijeron nada más. 

Hasta la tarde de ayer, Ismael Rivera permanecía sedado en la sala de cuidados intensivos del Hospital Lenín Fonseca. 

Corea también detalló que dos personas siguen en cuidados intensivos en la misma condición que su hermano. “Tengo entendido que en la mañana (de ayer) fueron dados de alta dos personas: Víctor Manuel López y una muchacha, pero no me acuerdo quién”, finalizó.  

En León 

Jimmy Hodgson, otro de los heridos, se encontraba en la habitación contigua donde sucedió la explosión. Su hijo, con quien comparte el mismo nombre, declaró que después de la detonación su padre fue trasladado a la clínica Fraternidad de León con varios golpes y lesiones en un brazo y parte de la cara, vidrios incrustados en la cabeza y la nariz fracturada.

“Tiene el ojo y la frente golpeados, pero en sí está bien, ya está en la casa”, precisó. 

Las personas que fueron atendidas en León solo tenían quemaduras leves. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus