•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tanto Lidia Tercero como su hijo Franklin Tercero, madre e hijo respectivamente de Bernardo Tercero, el nicaragüense que escapó de ser ejecutado ayer por un tribunal de Texas, Estados Unidos, dijeron que insistirán con la petición de una visa humanitaria para viajar a ese país y poder ver al nicaragüense acusado de haber asesinado a un hombre en el año 1997.

“Sería una gran bendición que esta madre y este hijo reciban una visa humanitaria para poder visitar a Bernardo en Texas y que las instituciones de Gobierno y la embajada en Managua los apoyen en esa gestión”, indicó el pastor Omar Duarte, líder de la iglesia Ríos de Agua Viva.

La familia de Bernardo Abán Tercero considera un milagro la suspensión de su ejecución, por lo que se mantendrán realizando oraciones y ayunos para que se le celebre un nuevo juicio del que esperan salga absuelto y pueda regresar a Nicaragua.

Vamos a seguir ayunando todos los miércoles hasta que tengamos a Bernardo en Nicaragua, aquí no vamos a parar”. Omar Duarte, pastor de Ríos de Agua Viva.

“Vamos a seguir con fe y nos vamos a mantener fuertes hasta que mi papá esté aquí con nosotros”, señaló su único hijo Franklin, quien junto a doña Lidia, mamá de Bernardo, participó en un culto de acción de gracias realizado ayer en la iglesia Ríos de Agua Viva, en Managua.

De acuerdo con la defensa de Tercero, la realización de un nuevo juicio es uno de los escenarios posibles, luego de que el martes pasado la Corte Criminal de Apelaciones del estado de Texas suspendiera su ejecución.

“Eso lo hizo Dios, es un milagro de Dios”, expresaba incesante la madre del nicaragüense acusado.

Cadena de oración

El culto fue dirigido por el reverendo Duarte y contó con la presencia de miembros y amigos de la familia Tercero, que llegaron desde Posoltega, Chinandega, así como de decenas de personas que forman parte de la congregación Ríos de Agua Viva, las cuales se mostraron sensibles y se solidarizaron con la causa.

“Hoy Nicaragua iba a estar de luto, un nicaragüense iba a ser ejecutado, pero Dios paró y cambió esas circunstancias”, aseguró Duarte, quien reconoció a otros personajes e instancias que intervinieron por la vida de Tercero, como el presidente Daniel Ortega, el cardenal Leopoldo Brenes y los organismos de derechos humanos en Nicaragua.

“Yo quiero decirles que vamos a seguir orando y ayunando hasta que tengamos a Bernardo en Nicaragua, porque Dios lo que comienza lo termina, Dios tiene un propósito y ya lo comenzó”, agregó Duarte.

“Oh Dios mío, en el nombre de Jesús, que en un nuevo juicio sea absuelto y pueda venir a Nicaragua y unirse a su familia”, agregó Duarte, quien le pidió a los asistentes que hicieran una ofrenda voluntaria para la familia Tercero.

Según la defensa de Tercero, un nuevo juicio permitiría demostrar que una de las personas que testificó en contra de Tercero mintió acerca de cómo ocurrió el robo a una lavandería, donde el nicaragüense terminó disparando y matando a un profesor que quiso evitar el atraco.

  • 15 años atrás, en el año 2000, Bernardo Tercero recibió la sentencia de pena de muerte.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus