•   Texas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La suspensión temporal de la ejecución del nicaragüense Bernardo Tercero, ordenada por la Corte Criminal de Apelaciones de Texas, abre tres posibilidades, según su equipo de defensores: la oportunidad de un nuevo juicio, la revisión de su sentencia y la suspensión de su condena.

El abogado Michael Charlton, quien apoya la defensa que ha quedado oficialmente en manos de Walter Long, considera que si se obtiene un nuevo juicio, Tercero podría ser exonerado y liberado, condenado a cadena perpetua o --en caso de volver a ser sentenciado a muerte-- esperar varios años más para su ejecución.

Duras críticas

La suspensión de la ejecución de Tercero ha dado fuerzas a las diferentes críticas en contra de sus defensores de oficio, nombrados por el Condado de Harris en julio de 1999, para el proceso que culminó en octubre del 2000 con la declaración de la pena capital para el nicaragüense.

Long planteó estas inconsistencias en el informe de 47 páginas, en el cual la Corte texana basó la orden para revisar el caso.

Un informe de Save Innocents (Salvemos Inocentes) destaca que el Condado de Harris destinó una partida de 21,670 dólares para la defensa de Tercero, pero los abogados de oficio no utilizaron todo ese dinero y fueron devueltos 8,449 dólares a las arcas del Estado.

Si el tiempo, los fondos y esfuerzos hubieran sido dedicados al caso de Tercero (…), era muy probable que el jurado hubiera recomendado una sentencia de por vida en vez de la pena de muerte”. Save Innocents, en su informe sobre el caso de Bernardo Tercero.

Otro reclamo contra el proceso es que no se informó oportunamente sobre la detención de Tercero al Consulado de Nicaragua.

“Se le negó la posibilidad de escoger un abogado de la lista disponible en todos los consulados y por el contrario fue defendido por un abogado que no se ocupó de indagar y obtener un background (antecedentes) del reo y solamente tuvo dos semanas para prepararse para la defensa”, cita el informe.

Charlton asegura que él tomó el caso en el 2005, inmediatamente supo que el “juicio fue cruelmente injusto”.

En el juicio, tras el cual Tercero fue sentenciado a pagar con su vida por el asesinato del profesor de secundaria Robert Keith Berger, ocurrido durante un asalto en Park Avenue Cleaner, su defensa estuvo a cargo del abogado de oficio de origen hispano Gilberto Villarreal, debido a que Tercero no hablaba inglés.

En volcán Casita

El informe de Save Innocents no menciona otros nombres, pero asegura que dos de los abogados que defendieron a Tercero fueron ranqueados entre los cinco peores abogados de Texas, por el periódico  Austin Stateman, en el 2006.

Además, destaca que debido a la falta de investigación nunca se escucharon en la Corte los testimonios de muchas personas a quienes Bernardo Tercero les salvó la vida durante el devastador deslave del volcán Casita, causado por el huracán Micht, en 1998.

Una investigadora privada viajó recientemente a Nicaragua y recopiló los testimonios de 8 personas que recuerdan a Tercero, en ese entonces muy joven, participando en las tareas de rescate junto con miembros del Ejército y de la Cruz Roja.

Los testimonios de las víctimas del huracán están publicados en la página de la organización, que lamenta que los miembros del jurado no hayan escuchado sobre estos antecedentes de Tercero, que demuestran el lado humano del nicaragüense y que pudo haber cambiado la sentencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus