•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para el sector de los trabajadores por cuenta propia, que según cifras oficiales está entre 1.5 millones y 2.1 millones de personas, es una necesidad imperante acceder al Seguro Social, sobre todo al momento de pensar en la vejez; sin embargo, se enfrentan ante una serie de obstáculos para afiliarse al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

El primer obstáculo que encaran es que entre los trabajadores independientes existe una gama de actividades que para muchos dificulta el cumplimiento de la cotización, que en promedio es de C$952 mensuales.

Según el secretario general de la Confederación de Trabajadores Independientes de Nicaragua (CTIN), Adrián Martínez, aunque en el sector de los cambistas el ingreso mensual puede ser de C$10,000 o más, en otros como el de los comerciantes de los semáforos, las ganancias son inferiores a un salario mínimo, además de irregulares.

“La seguridad social es un reto que tenemos y está pendiente todavía, no hemos podido resolverlo, pero es que tiene que ver con un problema de pobreza del Estado (…) entonces eso complica que se pueda incorporar la gente nuestra al Seguro Social”, asegura Martínez.

A juicio de este dirigente gremial, para hacer una afiliación masiva el Estado debe asumir una parte del costo, tal como lo hace en el régimen de seguro social obligatorio, específicamente en el caso del seguro por enfermedades y maternidad, donde aporta el 0.25% del 8.50% que se cotiza. El empleador da el 2.25%.

La afiliación, refiere Martínez, debe ser al seguro de enfermedades y maternidad (EM) y al de invalidez, vejez y muerte (IVM). El argumento es que al entrar los trabajadores independientes al sistema del Seguro Social y, por tanto, a la atención en las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPSS), el sistema público de salud experimentaría un descongestionamiento significativo.

¿Un modelo especial?El INSS tiene casi 800 mil cotizantes, pero hay 2.1 millones de trabajadores informales.

Suponiendo que el Estado asume una parte de la cotización, la forma en que se desempeñan los trabajadores independientes demanda la organización de un sistema especial para que, una vez dentro del Seguro Social, este beneficio sea expedito y eficaz.

“Nuestro sector debe recibir una atención priorizada porque no podemos perder mucho tiempo haciendo fila en una clínica, porque un día que no se trabaja es un día que no hay ingresos en la casa”, dice Martínez.

Aparte de eso, apunta que un desafío importante es la recaudación de las cotizaciones y pone un ejemplo: hace 4 años lograron afiliar a 3,600 comerciantes de los mercados capitalinos, pero ante la falta de una estructura de recaudación muchos dejaron de pagar y actualmente solo hay 180 inscritos en el INSS.

Orlando Mercado, secretario general de la Federación de Trabajadores Cambistas de Nicaragua, señala que la principal inconformidad entre los 130 miembros de esta organización que están afiliados al Seguro Social es la mala atención que reciben en las IPSS y que el INSS no responde a sus quejas.

Lo conveniente

Para el experto en seguridad social, Manuel Israel Ruiz, es necesario que haya un profundo análisis sobre qué tipo de seguro conviene más para los trabajadores independientes; sin embargo, con base en discusiones a nivel internacional y experiencias en otros países, asegura que lo más viable es proveerles solo el de IVM.

A su criterio, este sector no amerita el seguro de EM, pues el Estado tiene un presupuesto lo suficientemente grande para cubrir al 100% de la población en el sistema público de salud. 

“Además, a ese nivel no se puede ofertar seguro integral porque se quebraría el sistema (de pensiones), porque inmediatamente después de dos meses ellos estarían demandando subsidio”, sostiene.

Algunos prefieren atención en salud que IVM

El secretario general de la Federación de Trabajadores Cambistas de Nicaragua, Orlando Mercado, insiste en que para la mayoría de los trabajadores por cuenta propia el atractivo del seguro social no es el seguro de IVM, sino el de EM.

Cuenta que en dicho gremio actualmente hay varios miembros que pagan un seguro por muerte, invalidez y gastos funerarios al Instituto Nicaragüense de Seguros y Reaseguros (Iniser), y que para ellos es más favorable y beneficioso porque por una póliza de US$5,000 pagan anualmente US$32.

Las otras opciones son, revela, las pólizas de US$8,000 y de US$10,000, por las cuales pagarían US$52 y US$107 al año, respectivamente.

“Nosotros nos preguntamos que en caso que nos muramos, qué nos va a pagar el INSS y qué nos va a pagar Iniser”, asegura Mercado a modo de reflexión. 

Entonces, insiste en que la prioridad es el seguro de EM y propone que haya un sistema de atención especial para los trabajadores independientes, pues al igual que Martínez, argumenta que “de un día de trabajo depende que llevemos el alimento a nuestras casas”.

La propuesta del experto

Para el experto en seguridad social, Manuel Israel Ruiz, los trabajadores por cuenta propia deben estar protegidos solo con el seguro de invalidez, vejez y muerte.

Base para cotizar
Sería un poco más del 50% del salario mínimo promedio de los asegurados en el régimen obligatorio, el cual es de unos C$9,000; es decir, el salario de referencia sería C$5,000.

Otra opción
Un sistema de microfinanciamiento por parte del Estado, en el cual los trabajadores aporten cada mes US$21 y que, al momento de jubilarse, se les dé C$81 al mes, o sea, US$2 por cada U$0.70 aportado cada día.

Preparados
“De esta manera se evita que cuando estas personas lleguen a 60 años estén en la miseria”, afirma Ruiz, quien dice que dicho esquema está contemplado en la propuesta de una nueva ley de seguridad social presentada en 2013.

Un apoyo
Respecto a la forma de recaudación de las cotizaciones, Ruiz indica que deben formarse cooperativas que sean incentivadas por el Estado.

  • 49.5 por ciento del PIB lo aportan los trabajadores por cuenta propia, según el Banco Central de Nicaragua.
  • 2.1 millones de personas es el máximo de trabajadores por cuenta propia en Nicaragua.
  • 60 mil personas pertenecen a la Confederación de Trabajadores Independientes, pero solo 1,080 están afiliados al Seguro Social.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus