•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para que la sociedad tome conciencia del efecto destructivo que tienen las armas y las balas perdidas, que en los últimos meses han cobrado la vida de jóvenes y niños, activistas del Centro de Prevención de la Violencia (Ceprev), padres y madres de familia y  jóvenes rescatados de pandillas, marcharon ayer por Villa Venezuela y el barrio Carlos Núñez, en el Distrito Siete de Managua.

José Alfredo López, de 21 años, escuchó el llamado del Ceprev desde hace más de dos años, cuando entregó el arma hechiza que había recuperado en un pleito de pandillas.

“Yo la tenía por curiosidad, otras veces me daban a guardar, pero luego entendí que eso no valía nada en mi vida”, comentó el joven participante de la marcha, desde donde aprovechó para  dar un consejo a los jóvenes que aún andan armados: “Que se retiren de eso, nosotros no tenemos por qué  andarnos quitando la vida, porque el único que puede es Dios”.

La directora ejecutiva del Ceprev, Mónica Zalaquett, explicó que regularmente organizan marchas en los barrios para promover el rechazo del uso de armas y el consumo de drogas entre jóvenes, pero en esta ocasión particularmente se hizo un llamado a la paz, porque en las dos últimas semanas fallecieron a consecuencia de las balas de grupos juveniles un joven de 15 años y una bebé en  Villa Austria y René Polanco,  respectivamente.

Cambio de cultura

En ambos casos los homicidas utilizaron armas artesanales, por lo que los participantes de la marcha  llamaron a la juventud a deponerlas, las que según Zalaquett se han vuelto más fáciles de conseguir por parte de la población civil.

María José Vanegas, coordinadora del barrio Carlos Núñez Sur, dijo que se debe  prevenir el uso de todo tipo de armas “para evitar que nuestros jóvenes dejen de andar en la violencia”.

Para lograrlo, dijo, en conjunto con la Policía y otras instancias gubernamentales  integran a los jóvenes en riesgo a la comunidad mediante visitas casa a casa, realización de actividades sociales y deportivas y se les busca trabajo.

Por su parte el Ceprev promueve una campaña en 39 barrios de Managua, tendiente a prevenir el uso de armas de fuego, para la cual, dijo Zalaquett, se necesita un cambio de cultura, porque muchos niños juegan con pistolas de plástico y cuando crecen “creen que con una pistola de verdad la diversión va a continuar, pero las armas no son un juego, destruyen”, advirtió.

  • 25 mil armas aproximadamente ha requisado la Policía en los últimos años como parte de sus acciones para prevenir la violencia juvenil.
  • 3 personas (dos en Managua y una en Granada) han fallecido en los últimos días a consecuencia del accionar de armas ilegales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus