•   Totogalpa, Madriz  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Son pequeños inventos, pero hacen la vida más fácil.

La Cooperativa Mujeres Solares de Totogalpa, conformada por 19 mujeres y un solo varón, trabajan bajo un espíritu de solidaridad en el tema de las energías renovables desde 1999.

En esa cooperativa se encuentran productos como cocinas solares, “bicilicuadoras”, “bicigeneradoras”, destiladores de agua, carbón a base de rastrojos de maíz, ecofogones mejorados, paneles solares para la iluminación de los hogares por las noches o para bombear agua de pozos artesianos y portátiles para cargar baterías de teléfonos móviles.

COCINA SOLAR

Las cocinas solares son muy importantes porque permiten un ahorro significativo de dinero, explicó Reyna Isabel López, presidenta de la cooperativa, en vista de que con esa tecnología no tienen necesidad de comprar gas licuado ni leña.

Asimismo, las personas no corren el riesgo de sufrir quemaduras, enfatizó López.

La cooperativa confecciona esas cocinas, que a simple vista son unas cajas de color azul, con el interior brillante. “Basta con abrir las cajas (levantar el espejo) para que los rayos solares las calienten y en dos horas y media esté cocido un pollo”, dijo López. La más popular de esas cocinas es de 30 por 30 pulgadas y tiene un costo de US$280.

Un termómetro en su interior marcaba 150 grados Celsius el pasado viernes, en un mediodía muy soleado en la comarca Sabana Grande, donde también funciona el restaurante Casa Solar, donde ofrecen comida preparada con energía solar.

CARBÓN

Las “Mujeres Solares” han inventado el carbón a base de rastrojos de maíz y almidón de yuca, con formas tubulares y cúbicas.
Las bolsas de 15 briquetas de carbón tienen un valor de C$25.

Según Glenda López Mairena, energéticamente es más duradero que el carbón tradicional. “Tampoco el humo es contaminante; no es dañino para la salud”, expuso.

ECOFOGÓN

Otra novedad, entre los inventos de las llamadas “Mujeres Solares”, es el fogón mejorado, que consume la mitad de leña que uno tradicional.

Yilmer Pérez López, un joven que confecciona estos productos, dijo que el fogón es una idea original de las mujeres y lo pusieron a prueba durante cuatro años. Uno de estos tiene un costo de US$180.

Ese producto tiene una demanda muy alta. Organismos como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Acción Contra el Hambre los han comprado para instalarlos en varias comunidades de Totogalpa y Macuelizo, donde las familias los usan para ahorrar leña.

El fogón mejorado funciona con una plancha metálica y una chimenea de zinc. “No produce humo dentro de la cocina, por tanto es beneficioso para la salud”, destacó López.

GRAN IMPACTO

Javier Mejía, del Centro Humboldt y de la Alianza Centroamericana para la Sostenibilidad Energética, destacó que “las energías renovables no necesariamente tienen que ser grandes proyectos”. “También se pueden realizar con pequeños proyectos en comunidades aisladas, donde tienen un impacto mayor, porque son tecnologías accesibles y adaptables”, explicó Mejía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus