•  |
  •  |

Un grupo de 30 nicaragüenses, conformado por 24 hombres y 6 mujeres, fue deportado ayer desde México y recibido en la frontera de El Guasaule por autoridades de Cancillería de la República y la Dirección General de Migración y Extranjería.

José Orozco Martínez, oriundo de León, venía entre este contingente de nicaragüenses. Relató que ya ha vivido de forma ilegal en Estados Unidos y que en esta ocasión era su segundo intento de llegar a Houston, Texas, donde dijo tenía garantizado un trabajo que le permitiría enviar dinero lo más pronto posible a su familia.

“Me fui por tierra, pero hubo una redada. Me detuvieron y me enviaron a un centro en Tapachula, México, donde permanecí 22 días junto con personas provenientes de Angola, China, Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Todos íbamos con una misma meta: llegar a Estados Unidos”, comentó Orozco Martínez.

Flavio Torres, representante de la Dirección Consular del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), indicó que “el Gobierno garantizará la repatriación, la reunificación familiar y el respeto a los derechos humanos de los nicaragüenses que salgan de México, acción con la cual se garantiza su seguridad ciudadana inclusive”, expresó.

BIEN TRATADOS

Torres aseguró que los nicaragüenses serían llevados de regreso a Managua de forma cómoda en dos microbuses.

Los deportados eran originarios de la zona de Occidente, Managua, el Pacífico sur y dos de la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN).

Diomin González Zeledón, de 23 años y originario de Matagalpa, relató parte de su travesía. “Gasté como 300 dólares para llegar hasta México, lo que pasa es que la migra está fuerte y no lo he logrado, pero en una semana volveré a intentarlo”, aseguró el joven a El Nuevo Diario.

Los deportados llegaron al puesto fronterizo de El Guasaule a eso de las 2:30 de la tarde e inmediatamente fueron puestos a la orden de un médico.

Las autoridades les proporcionaron almuerzo y a los que no eran de Occidente, se les garantizó el viaje de regreso directo a Managua.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus