Máximo Rugama
  •   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un fuerte aguacero caído la tarde de este viernes, además de refrescar el ambiente trajo humedad a los suelos y despertó cierto nivel de optimismo entre los productores del departamento de Estelí que abrigan la esperanza de cosechar frijoles, sorgo y hortalizas en el subciclo de postrera y de apante.

En las zonas frescas y altas de municipios como la parte noreste de Condega y Miraflor, aunque sea lluvias ligeras han caído, aseguran agricultores como Manuel Centeno y Mario Zeledón, donde lograron sacar frijoles de primera.

Todavía de Miraflor los labriegos llegan a vender frijoles camaguas a C$15 y C$20 la libra según la calidad y nivel de frescor.

Ayer llovió en varios municipios estelianos como San Juan de Limay, donde hace exactamente 45 días no caía ni una gota de agua.

“Estamos bendecidos por Jesucristo con este aguacero” dijo el líder comunitario y pastor evangélico Roberto Reyes en San Juan de Limay.

“Aquí en varios lugares de  San Juan de Limay, los productores habían perdido las esperanzas de poder sembrar en el subciclo de postrera, pero ahora con estas lluvias las esperanzas han renacido en nosotros” señaló el productor Esteban Calderón, quien espera que las lluvias continúen.

Agregó que el pasto ya se había secado “y las pocas reses que tenemos las tuvimos que llevar a lugares frescos donde alquilamos potreros porque es difícil mantenerlas solo a punta de pacas de pasto que compramos en Sébaco o en San Isidro (Matagalpa) el que combinamos con melaza”, indicó.

Por su parte, el presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), del departamento de Estelí, Justo Pastor Mendoza, dijo que de no continuar lloviendo se avizora un panorama sombrío.

Según datos de la UNAG, para este año los productores tenían previsto cultivar unas 46 mil manzanas de maíz, frijoles y hortalizas pero debido a la sequía esa cantidad se vio reducida hasta en un 60 y 70 por ciento y en municipios como San Juan de Limay esas cifras han sido mayores.

Unos 2,500 pequeños y medianos labriegos están afiliados a la UNAG, y varios de ellos según Mendoza, cultivan huertos en sus patios usando la poca agua que puedan conseguir, para asegurar parte de la alimentación.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus