•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los 22 jugadores que conforman la selección de futbol de Nicaragua, dirigidos por el técnico costarricense Henry Duarte, se robaron el corazón de miles de nicaragüenses, quienes ayer acudieron al Estadio Nacional de Futbol a darle todo su apoyo a la Azul y Blanco en su enfrentamiento de eliminatoria mundialista contra Jamaica.

Al ambiente de reventa de boletos, vuvuzelas y camisetas azul y blanco que inició a tempranas horas de la mañana en el costado oeste de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), se sumó a partir de mediodía la llegada de fanáticos que con entrada en mano buscaban cómo ingresar para esperar ver el Nicaragua contra Jamaica a la 7:30 p.m, el partido más importante en la historia de este país centroamericano.

El viaje

Heiner Mendoza, Einer Ugarte y Lesbia Blandón salieron a las 2:00 de la mañana de ayer desde Nueva Guinea para emprender un viaje de seis horas hasta la capital, un sacrificio que, dijeron, hicieron porque tenían fe en que Nicaragua llegaría al próximo mundial de futbol (Rusia 2018) e incluso no descartaban viajar a Costa Rica o Panamá, si el país alcanzaba la siguiente fase eliminatoria.

“Nos sentimos orgullosos por lo que ha logrado la selección, algunos no creyeron que iba a llegar hasta aquí, pero nosotros sí, gracias en gran parte al técnico Henry Duarte”, señaló Mendoza, quien refirió que los tres tuvieron que pedir permiso en sus centros de estudio o trabajo y que, afortunadamente, no tuvieron problema en conseguirlo.

  • Nicaragua nunca ha participado en un mundial de futbol, ni ha conocido una cuarta ronda de eliminatorias.

Otros, como Jessi Huete y su familia, aseguraron que no son fanáticos del momento, sino de siempre porque han apoyado a la Azul y Blanco en las buenas y en las malas. Además, por nada del mundo se pierden de la emoción de presenciar el partido en el estadio. Su mamá, Jasmina Huete, contó que en el partido de ida contra Jamaica estuvo muriendo de nervios y hasta lloró frente al televisor cuando Nicaragua ganó 3-2.

En tanto, para Denis Vallejos hoy más que nunca vale la pena apoyar a la selección de futbol porque cree que los jugadores se han sacrificado para dar lo mejor de ellos. “Yo les he estado dando seguimiento desde el 2011 y he visto que han venido creciendo y estamos en un nivel superior”, apuntó.

Lucha con el beisbol

Ernesto Estrada, quien dirige el equipo de futbol “Titanes de Jesús” en la liga Don Bosco, en Managua, opinó que en Nicaragua poco a poco el beisbol está perdiendo terreno entre la fanaticada, pues el futbol está tomando el primer lugar. 

La reventa

Mientras se acercaba la hora del partido, la reventa de boletos y de artículos para animar a la barra de Nicaragua iba aumentando.

  • Para Giovanny Lanzas, quien estaba vendiendo tatuajes temporales alusivos a Nicaragua, el hecho de que haya más personas interesadas en el futbol es un beneficio para su negocio.

Dijo que en partidos anteriores, por la poca concurrencia, vendía como máximo C$1,000 en su producto, pero ayer tenía previsto llegar a los C$4,000.

Los revendedores de entradas estaban buscando cómo comprar más, pues aunque las estaban dando hasta en cuatro veces más su costo original, había personas dispuestas a pagar con tal de entrar al partido.

Las entradas para gradas sur, norte y A, cuyo costo original era de C$300, estaban a C$1,200, y las de gradas B pasaron de costar C$150 a C$700. En tanto, las tickets para la zona VIP que inicialmente se vendieron a US$25, se estaban ofertando en US$100.

Carlos Galán, gerente general de Todoticket, aseguró que no tuvieron reportes de falsificación de entradas y desmintió que haya habido reventa.

“En el momento que se agotan las tickets, el sistema ya no emite un ticket más, no hay forma de que alguien pueda imprimir un ticket más”, dijo.

De los 18,000 boletos emitidos para el partido de ayer, dicha empresa vendió 16,400.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus