•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno amplió las regulaciones para el manejo de sustancias inflamables y explosivas porque además de emitir una normativa para el uso y venta de pólvora, prohibirá el traslado de cilindros de gas butano y bidones de gasolina en buses del transporte colectivo.

Las personas que desacaten esta nueva medida serán sancionadas por la Policía Nacional,  anunció ayer la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

La vocera del Gobierno expresó que estas medidas obedecen a una preocupación que existe en el  ejecutivo por esta práctica, que expone al peligro la vida de las personas que utilizan el transporte colectivo urbano e interurbano.

“Esto debe prevenirse y la Policía Nacional (debe) establecer las sanciones a los conductores que trasladen estos productos en unidades que también brindan servicio de traslado de pasajeros”, indicó Murillo.

Pólvora no es para niños

Por su parte, el subdirector general de la Policía, Francisco Díaz, detalló que la normativa de regulación y control del uso y manejo de la pólvora especifica claramente que solo las personas mayores de 18 años pueden comprar y transportar libremente cantidades menores a las 100 libras cuando se trate de triquitraques, cracker, mariposas, girasuelo, volcancitos y otros.

El presidente de la Asociación Civil de Cuerpos de Bomberos de Nicaragua, Jaime Delgado, asegura que estas disposiciones benefician a los niños, porque según la nueva norma, estos no pueden comprar pólvora.

Si la persona desea adquirir o transportar pólvora en cantidades que superan los pesos anteriormente detallados, debe pedir permiso con 48 horas de antelación a la Dirección de Armas y Explosivos de la Policía Nacional, ante quien debe informar cuánto comprará, en qué medio lo va a transportar, la ruta a seguir, el lugar de almacenamiento y la persona a cargo de la misma.

La normativa viene a dar un paso a favor de la reducción de las emergencias y las muertes que a veces pasan sin necesidad”. Jaime Delgado, Presidente de la asociación civil de cuerpos de bomberos de Nicaragua.

Infractores al juzgado

Aparte de las sanciones administrativas, que incluyen decomiso del producto y cancelación de permisos para comerciantes e importadores que vendan pólvora a personas que no llenen los requisitos, la norma dice que estos están sujetos a responsabilidades penales y civiles.

La normativa indica que la Policía inspeccionará los vehículos destinados para el traslado de pólvora, los cuales deben estar en buen estado mecánico y tener extinguidores.

El inciso b del numeral 1 del punto III de la normativa, referido a las medidas de seguridad para el transporte y almacenamiento, dice que si “la persona encargada de la pólvora, en caso de trasladarla en transporte colectivo, nunca debe llevar cantidades superiores a las establecidas en el acápite II”, de lo contrario tiene que pedir permiso a la Policía y cumplir con estrictas medidas de seguridad.

La normativa obliga a los que compran pólvora a informar a los conductores qué es lo que llevan y a destruir los sobrantes; en tanto que los comerciantes tienen que registrar en un libro a los que compren más de lo establecido.

  • 5 libras de morteros y cargas cerradas pueden ser trasladadas sin permiso, al igual que hasta 72 cohetes y 5 toros encohetados.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus