•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El caballo es delgado y se nota agotado, pero ajenos a su condición, dos sujetos acomodaban “el esqueleto” de un automóvil sobre el carretón que debe halar el enclenque equino. Esta escena en una calle del barrio Ayapal, en Managua, es muestra de una de las formas más frecuentes de maltrato animal en Nicaragua: la sobrecarga y explotación de los caballos carretoneros.

El abandono de perros y gatos, el comercio ilegal de fauna silvestre en semáforos y vías urbanas y rurales y el transporte inadecuado del ganado, completan el “top” de la lista.

“Hemos detectado algo curioso: que el fenómeno del mayor maltrato animal con los caballos lo tenemos aquí en Managua”, revela Mariem Reyes, presidenta de la Asociación Nicaragüense para la Defensa de los Derechos de los Animales y del Medioambiente, mejor conocida como Andama-Corazón Verde.

Faltan sanciones

Basados en estudios e investigaciones, los veterinarios han establecido que el peso máximo en un carretón tirado por caballos no debe superar el 20% del peso total del animal. Sin embargo, la medida no se respeta en el país porque la mayoría de los carretoneros --además de lucrase del caballo-- no los alimentan ni dan atención veterinaria a los equinos. Otros, incluso, los golpean con garrotes y hasta los machetean, asegura Reyes.

Los animales tienen derechos, pero los dueños también tienen obligaciones que deben respetar”. Mariem Reyes, presidenta de Andama-Corazón Verde.

La Ley para la Protección y el Bienestar de los Animales Domésticos y Animales Silvestres Domesticados (Ley 747) ordena a la Alcaldía de Managua registrar las situaciones de maltrato animal, calificadas como delitos, y actuar para evitarlas.

Sin embargo, la falta de reglamentación de la ley impide que se pueda exigir a la institución que cumpla con las sanciones administrativas a los infractores, explica Róger Chamorro, miembro de la junta directiva de Andama.

Según Chamorro, sí se puede actuar contra quienes maltratan a los animales utilizando el Código Penal, que tipifica el delito en su artículo 391. El obstáculo, no obstante, es que esta vía es más técnica y necesita de la participación de la Policía y del Ministerio Público, dificultando la atención y seguimiento de los casos, porque además involucra su tratamiento en los juzgados.

Varios estudios realizados por Andama revelan que los casos de maltrato animal que han llegado a los juzgados, tipificados como faltas, no suman ni diez. Además, generalmente estos terminan en una mediación, que no cambia la realidad de maltrato, por lo cual la asociación estima que hay impunidad.

Práctica "moderna"En Managua se registran más maltratos contra animales. Henry Padilla / END

El sociólogo y presidente de la Asociación Joven Siglo XXI, Raiti Juárez, sitúa el origen del maltrato animal en la sociedad moderna, donde el ser humano se considera como la medida de todas las cosas y, por ende, son sus intereses los que predominan sobre los otros seres vivos “inferiores”. Así, se reproduce un pensamiento que sostiene y multiplica el maltrato animal.

Juárez comenta que el país ha hecho esfuerzos para vender Nicaragua a nivel internacional. Sin embargo, una de las primeras imágenes que un turista se lleva es la de un ser humano pegándole a un animal. A su juicio, esta situación provoca pérdidas, porque ese visitante no quiere ver eso, entonces gasta menos y se marcha.

Según el sociólogo, es necesario trabajar en una “educación liberadora” de las falsas ideas de superioridad que tienen los seres vivos, a través de la inclusión de una asignatura en los planes de estudio, la cual permita que desde la niñez se reflexione sobre la relación de los humanos con los animales. Juárez considera que esto redundaría a su vez en el desarrollo económico del país.

Incluso, agrega, la actual campaña del Gobierno en contra del bullying o acoso escolar debería incluir toda la dimensión de la relación social del humano, el niño, el adolescente, no solo con sus compañeros de clase, sino también con cualquier ser vivo y la naturaleza para lograr una transformación social.

Porfirio Alemán, quien realizó un estudio sobre el maltrato animal desde el punto de vista religioso, afirma que “el maltrato está considerado como un pecado, porque así como nosotros fuimos creados por el Señor, también el Planeta, los animales y bestias y estos están bajo nuestra administración y tenemos que cuidarlos”.

“Dios nos dio a los animales como un regalo que hay que administrar bien”, exhorta Alemán, para quien esto quiere decir que no pueden haber actitudes inapropiadas que constituyen pecado y además son delito.

Promueven bienestar animal

Para cambiar el panorama del maltrato animal en Nicaragua, Andama en conjunto con la Facultad de Ciencias Animales de la Universidad Nacional Agraria (UNA) realizó recientemente el segundo foro de promoción del bienestar animal.

El objetivo del foro es concientizar a los 890 estudiantes de medicina veterinaria y zootecnia que hay en la UNA sobre el maltrato animal. Además, buscan reunir 10,000 firmas para solicitar a la Asamblea Nacional la urgente reglamentación de la Ley 747.

Carlos Ruiz, decano de la Facultad de Ciencias Animales de la UNA, asegura que como universidad, la UNA siempre “ha estado en la línea del buen trato animal” y de las buenas prácticas y manejo de los mismos, para que estos entreguen una buena producción.

Según Ruiz, los estudiantes de la UNA, en conjunto con la Policía del Distrito Seis y la Estación Belén de Sábana Grande, también han participado en unos seis operativos de rescate de animales (equinos, perros, gatos,  aves y animales salvajes), a los cuales les brindan atención médica veterinaria para restablecerlos y devolverlos a su hábitat.

Como parte de la línea a favor del buen trato animal, para las prácticas de anotomía y fisiología animal, la universidad no compra animales vivos, sino los que ya están muertos en los rastros.

  • 20 por ciento del peso total del caballo es el máximo de la carga que deberían colocar los carretoneros, para no maltratarlos.
  • 200 días de multa o trabajo en beneficio de la comunidad es la pena para quienes maltratan animales, según establece el Código Penal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus