•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres lesionados, entre ellos dos reos y un oficial de la Policía de León, dejó como saldo el motín ocurrido ayer sábado en las cárceles preventivas de la delegación departamental, que fue controlado después de cinco horas con la intervención de las fuerzas antidisturbios de esa misma institución.

Los privados de libertad emprendieron su protesta debido al racionamiento de agua potable y la insalubridad en los servicios higiénicos.

“Ante la falta de respuesta de las autoridades policiales, nuestros familiares que se encuentran presos padeciendo de sed y calor, así como de enfermedades en la piel, decidieron protestar para ser escuchados”, denunció Teresa Martínez, una madre de familia que tiene a uno de sus hijos retenido en las cárceles.

Martínez, de 55 años, originaria de la comunidad Goyena, en Sutiaba, destacó que es una situación inhumana la que viven los privados de libertad, “conviven en hacinamiento, carecen de agua potable hasta para asearse, fue por esa razón que protestaron, ahora seguro que los van a castigar”, expresó.

Los heridos

Durante la revuelta resultó con una pedrada en la frente el comisionado Javier Lacayo, segundo jefe del área de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía. Mientras los reos, Jorge Isaac Sánchez, de 21 años, y Nelson Nahúm Muñoz Rizo, de 19 años, fueron remitidos por la Cruz Roja a sala de emergencias del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), ambos presentaban heridas profundas en la región parietal y golpes en distintas partes del cuerpo.

Las autoridades policiales lograron controlar el amotinamiento que se registró desde las 8:00 de la mañana del sábado, donde se encuentran recluidos aproximadamente unos 600 reos, que según sus familiares viven en hacinamiento.

Volvió el orden

A eso de las 1:30 p.m., la Policía logró establecer el orden en el lugar, para lo cual necesitaron del apoyo de las fuerzas antidisturbios de Chinandega.

“Hasta el peor delincuente tiene derecho a ser tratado como persona”, afirmó visiblemente alterada Adriana Zúñiga, de 45 años, quien asistía al lugar para llevar el almuerzo a su hijo.  “Uno como madre tiene miedo que le pase algo”.

Al igual que a los medios de comunicación se le negó la entrada al lugar a Francisco Espinosa, miembro de la Procuraduría de Defensa de Derechos Humanos (PDDH). “Es lamentable que se me haya negado la entrada, los reos tienen derecho de que se les escuche, que denuncien lo que les ocasiona inconformidad en el interior de las cárceles”, dijo.

Para resolver el conflicto interno, las autoridades policiales sostuvieron una reunión con representantes del partido gobernante, funcionarios de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado Sanitario (Enacal) y representantes de los privados de libertad.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus