•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua es el país de América Latina y el Caribe con más reformas para la igualdad de género, pero aún no garantiza en un ciento por ciento las oportunidades laborales para que las mujeres alcancen un progreso económico, según el informe del Grupo del Banco Mundial Mujer, Empresa y el Derecho 2016, presentado recientemente.

La mayoría de los cambios que ha hecho el país de cara a la equidad entre hombres y mujeres se desprenden del nuevo Código de la Familia, tal como la licencia por paternidad, que consiste en el derecho del hombre a cinco días calendarios de permiso con goce de salario y sin pérdida de ninguna prestación social con ocasión del parto de su cónyuge o conviviente.

Otras reformas tomadas en cuenta son el otorgamiento de igual derecho para ser jefes y jefas del hogar, el aumento de la edad mínima de hombres y mujeres para contraer matrimonio, que pasó a 18 años para ambos sexos, y la mejora de los derechos de propiedad de las mujeres en caso de divorcio.

“El nuevo Código de la Familia permite la separación de la propiedad por defecto y deroga disposiciones dando a los jueces la facultad de decidir la propiedad de bienes cuando los cónyuges no están de acuerdo”, subraya el informe que estudió el caso de 173 países de todo el mundo, incluyendo los 33 de la región.

Desigualdades laborales

Sin embargo, por otro lado indica que Nicaragua está rezagada en el otorgamiento de incentivos para que las mujeres accedan a trabajos y a créditos. “La igualdad de oportunidades permite a las mujeres que tomen las decisiones que son mejores para ellas, para sus familias y para la comunidad”, refiere.

En el contexto de oportunidades laborales, el informe plantea que el país no cuenta con leyes que mandaten una remuneración equitativa entre hombres y mujeres que ocupan el mismo puesto o que prohíban la discriminación basada en género a la hora de contratar personal y el hecho de preguntar sobre aspectos familiares.

El estudio El mercado laboral en Nicaragua desde un enfoque de género, presentado por la representación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en julio pasado, muestra que pese a que la participación de las mujeres en el mercado laboral pasó del 48 al 62 por ciento entre 2009 y 2012, esta se ha dado principalmente en el sector informal y en condiciones de desigualdad respecto a los hombres.

El mismo detalla que el ingreso mensual real de los hombres fue mayor en más del 30% que el de las mujeres durante el 2012, y que esa diferencia resulta ser más significativa si el análisis se circunscribe solamente al área rural.

A nivel regional, el informe Mundial Mujer, Empresa y el Derecho 2016 señala que se han logrado notables avances hacia la igualdad de género en las áreas monitoreadas, y menciona casos como el de Jamaica, que eliminó la restricción al trabajo nocturno de las mujeres que existía desde 1942.

También destaca a México, que estableció la deducción fiscal por pagos por concepto del cuidado infantil, y a Uruguay que amplió la duración de la licencia de maternidad y paternidad, así como aumentó la edad mínima para contraer matrimonio con consentimiento para hombres y mujeres.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus