•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La necesidad de atención médica obliga a doña Dora Cecilia Centeno (50 años), de la comunidad El Hatillo, 16 km al sur de Jinotega, a caminar una hora a pie hasta la carretera en busca de transporte público; y cuando logra llegar al hospital la espera es larga por la gran cantidad de pacientes, en su mayoría de zonas rurales.

No obstante, al igual que doña Dora Cecilia, pobladores de 43 comunidades de Jinotega, Estelí, Madriz y León han visto una alternativa a sus problemas de salud, sin tener que salir de sus comunidades, los voluntarios de brigadas médicas procedentes de Estados Unidos y Europa.

Desde 2013 la zona norte del país recibe el apoyo sostenido de voluntarios a través de los Programas de Brigadas Médicas y Salud Dental de la organización Global Brigades con sede en Estelí.  

Para este año se espera la presencia de más de 2,000 voluntarios que atenderán la zona norte, en conjunto con médicos locales.

Unas 29,842 personas de escasos recursos recibieron atención médica en 2014, además de obtener tratamientos y medicina de manera gratuita.  

Para Federico Rodríguez, de la comunidad El Naranjo, Jinotega, quien ha sido afectado por la sequía, los medicamentos han sido un alivio para el bolsillo, pues lleva dos años “sin cosechar nada” y lo que gana es para medio subsistir, “no alcanza para la medicina”.

En el caso del Programa Dental, un servicio inaccesible para muchos debido a sus costos elevados, ha sido también parte de las ofertas gratuitas para los pobladores.

Se trata de un servicio que en cualquier parte del mundo resulta muy caro e incluso inaccesible para muchos. Solo en 2014 se realizaron 5,205 extracciones y 921 limpiezas.

“Sabemos que el Ministerio de Salud a veces atraviesa por problemas de suministros dentales. Pueden tener a un odontólogo pero a veces no hay insumos”, comenta el doctor Nelson Lugo, miembro del equipo local de Global Brigades Nicaragua.

Global Brigades inició operaciones en Honduras en el año 2004, y desde ahí sus programas se han extendido a Panamá y Nicaragua. Se trata de mayor organización dirigida por estudiantes universitarios y profesionales en el mundo en pro de la salud mundial y el desarrollo sostenible.

Coordinación con el Minsa

Según el doctor Lugo, las brigadas no tienen el fin de sustituir al Ministerio de Salud, sino que por el contrario, aúnan esfuerzos para brindar la atención primaria en las comunidades rurales.

En ese sentido es un trabajo complementario, apoyado por voluntarios para garantizar un primer nivel de resolución, atendiendo enfermedades comunes como las respiratorias, de la piel, gastrointestinales, infecciones agudas, etc.  

“Aunque a veces nos enfrentamos con enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, el asma o la artritis”, sostiene Lugo; dependiendo de la gravedad de los casos estos son remitidos con prontitud al Minsa.

Según el galeno, es gracias a las coordinaciones que existen con diferentes instituciones que logran entre 300 y 400 pobladores por día, visitando las comunidades en promedio cada 4 o 6 meses.

Para este año se espera la presencia de más de 2,000 voluntarios que atenderán la zona norte en conjunto con médicos locales, lo que representará una donación en salud de alrededor de US$1.7 millones.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus