•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Vladimir Moreno, director del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas de Cuba, arribó a Nicaragua ayer para unirse a otros especialistas salvadoreños que investigan las causas del enjambre sísmico, que desde la semana pasada se han registrado en los municipios de El Sauce y Achuapa, del departamento de León, donde se reportan casi 600 familias afectadas en al menos 22 comunidades.

Moreno destacó, en declaraciones a medios afines al Gobierno, que las medidas preventivas implementadas por el gobernante Frente Sandinista le parecían acertadas y que durante su estadía en el país (que concluirá el viernes) se enfocará en ubicar con la mayor precisión posible el fenómeno sismológico para identificar su origen.LOS DAÑOS EN 166 CASAS SON GRAVES Y DEBERÁN RECONSTRUIRSE.

“Algún alineamiento de falla activa que se esté provocando esta situación, estudiar cuál es la física de la fuente sísmica que está generando esta serie de terremotos, principalmente estudiar un poco la estadística que ha pasado anteriormente”, explicó Moreno.

DESCARTAN DIQUE

Según Moreno, la disminución de los sismos es un buen síntoma. Sin embargo, considera que luego de periodos de calma los terremotos pueden volver.

“Cuando hay un terremoto fuerte se dice que hay premonitores. Viene un terremoto fuerte y luego réplicas. En el caso de los enjambres es un concurso de eventos que no se identifica un terremoto principal”, indicó el experto.

Mientras tanto, los representantes de la delegación de especialistas salvadoreños informaron que ha quedado descartado como posible origen del enjambre sísmico un dique basáltico localizado en el cerro La Puerta, en El Sauce.

Walter Hernández, especialista en vulcanología, explicó que generalmente los diques se emplazan a través de fallas locales. Sin embargo, este dique no presenta ninguna señal de que haya sido activado.

“Hemos podido constatar que (en) el contacto de la roca más vieja, con el dique más oscuro, no se le ven cristales minerales, y no se observa fracturas nuevas. Podemos descartar que este lugar ha sido activado para la generación de sismos en la localidad”, sostuvo Hernández.

LIBERACIÓN DE ENERGÍA

El especialista agregó que aparentemente lo que está ocurriendo en la zona de Achuapa y El Sauce es que se está produciendo una liberación de energía acumulada, la cual se desplaza en distintas direcciones a través de pequeñas fallas locales.

Según Hernández, estas fallas son de poca profundidad y con áreas de afectación que se podrían extender algunos kilómetros. En este sentido el experto reiteró su preocupación por las familias que habitan las cercanías del cerro La Horqueta, las comunidades La Sabana,

La Chocoya, Las Cañas y La Puerta, lugares donde ya se han registrado varias casas afectadas.

“Esta energía (del sismo) la aprecian en forma de sonido, por tanto además de causar ondas sísmicas, esta energía se convierte en ondas de sonido. Y el sonido viaja más rápido que la corteza, por esta razón la gente escucha primero un bujido”, compartió la sismóloga salvadoreña, Griselda Marroquín.

Agregó que los movimientos se han producido a poca profundidad, por lo que la energía liberada se transporta a través de las capas de la tierra.

Angélica Muñoz, directora de Geofísica y Geología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), precisó que los movimientos telúricos han estado ocurriendo en una zona territorial bastante antigua y de origen volcánico.

“Estamos en la zona geológica de roca más vieja que el vulcanismo que tenemos en la cadena volcánica del Pacífico. Estas rocas (del dique del cerro La Puerta) las datamos del periodo terciario, bastante antiguas. Aproximadamente hace 30 o 40 millones de años se formó todo este complejo de rocas”, externó Muñoz.

Preliminarmente, la especialista del Ineter estimó que los hallazgos más importantes que han realizado son las fisuras y hundimientos identificados en el cerro La Horqueta (ubicado contiguo al cerro La Puerta), donde podría estarse generando esta sismicidad.

Los especialistas salvadoreños, acompañados de técnicos del Ineter, también recorrieron parte de la comunidad Las Pilas (El Sauce), donde también descartaron que la presencia de algunas grietas en el suelo puedan estar vinculadas al enjambre sísmico.

Deberán reconstruir 166 casas

AFECTACIONES. El Gobierno confirmó ayer la realización de un censo en las comunidades afectadas por los sismos.

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, aseguró ayer al mediodía que se han contabilizado 197 movimientos telúricos en la zona, donde unas 22 comunidades han sido afectadas.

En total, se contabilizan 524 casas afectadas, de las cuales 166 tienen afectaciones importantes en infraestructura y cimentos, por lo cual se ha recomendado demolerlas y edificarlas nuevamente.

Otras 358 viviendas presentan daños parciales como ruptura de techos y paredes, que solo ameritan reconstrucción parcial.

“Por eso entramos de inmediato con todo el apoyo solidario, desde el primer momento, los alimentos, también los refugios, ya están los materiales para 400 refugios que están entregándose a las familias”, detalló Murillo.

La también primera dama informó que como alternativas para la reconstrucción de las casas afectadas en las zonas se contempla utilizar adobe reforzado con geomallas, “de manera que se tenga el mismo diseño, la misma cultura de construcción que tienen las familias de la zona, aplicando los mismos materiales, pero haciendo buenas construcciones antisísmicas”, comparó.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus