Carol Munguía
  •   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un paquete de comida entró la pequeña sierra que sirvió para cortar los barrotes de las celdas preventivas cuatro y siete, de la Policía Nacional de Chinandega, donde hace tres días escaparon de fugarse 28 reos.

Nadie dice nada. En la Unidad Policial, se observan trabajos para mejorar las condiciones de las mujeres detenidas, sin embargo, nadie explica cómo penetró la sierra que cortó los gruesos barrotes de la cárcel, donde se encuentran al menos 50 personas detenidas, en su mayoría en estado de hacinamiento.

DOS INTENTOS

El ruido que generaron las bandas de guerra que hicieron sus presentaciones enfrente de la Policía de El Viejo, pudo ser un factor determinante para que el 12 de septiembre que marcharon los estudiantes de preescolar y primaria, intentaran fugarse un grupo de reos, quienes perforaron las paredes de una de las celdas, pero el de fuga fue neutralizado.

El 14 de septiembre, otro grupo de reos en Chinandega, cortó cuatro barrotes en dos celdas para tratar de escapar.

“Ya andaban en los corredores del área de encarcelados cuando fueron descubiertos y neutralizados”, relató un oficial que prefirió no ser identificado.

La sierra entró a las celdas por ayuda de los familiares. Esto se explica porque se reciben diariamente,  una cantidad de paquetes de comida, que al parecer careció de la suficiente custodia.

Extraoficialmente se conoció que hubo un policía sancionado por el vandalismo de los encarcelados.

FUGA EFECTIVA

Paralelamente a los planes frustrados de fuga en la estación policial, se conoció que hubo una persona que sí logró escapar, pero del Sistema Penitenciario Nacional del Occidente del país, aprovechando que no había custodia alguna vigilando en las torres y en el área de visitas de ese centro reclusorio.

El fugitivo fue identificado como Carlos Alberto Martínez Montano, de 41 años, detenido en el año 2014 por el delito de tráfico de migrantes y crimen organizado, a quien mandaron a barrer la cancha deportiva del penal, a eso de las seis de la mañana del 15 de septiembre.

No se explica cómo un hombre con sobrepeso, logró burlar los muros de al menos dos metros de altura.

Martínez, guardaba prisión en las celdas preventivas de la Policía, ubicada en el pabellón cinco dentro del penal de Chinandega y tenía tres meses de ser reo de “confianza”.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus