•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando tenía nueve años, María Victoria Rodríguez mostró un especial interés por la danza. Inició con lo básico: el folclore, pero pronto desistió de él porque no se sentía plenamente conforme cuando lo practicaba.

De inmediato, empezó a buscar otra forma de baile para satisfacer cada una de sus exigencias y experimentando, en el año 2001, la encontró: la danza contemporánea.

En cuanto supo que lo suyo era la danza moderna --a como también se le conoce-- decidió estudiarla como carrera profesional.

Tras ocho años de estudio, se graduó como bailarina intérprete en danza contemporánea en la Escuela Nacional de Danza Adán Castillo.
Para Rodríguez, este arte es sinónimo de libertad.

“Es cierto que bailás frente a un público, pero también sentís que lo hacés para vos misma y por ello tratás de hacerlo mejor cada vez que salís al escenario”, relató.

Nacimiento

Gloria Bacon, directora de la escuela de baile Espacio Abierto, recuerda que fue durante la revolución de los años 80 cuando la danza tomó fuerza en Nicaragua.

Como una necesidad de promover la cultura nicaragüense, nació la Escuela Nacional de Danza en 1980, dirigida por Irene López, quien con la colaboración de maestros internacionales prepararían a los futuros danzantes de Nicaragua.

A partir de entonces, se crearon varias instituciones para instruir a todo aquel interesado en este arte.

En los años 90, desde la Asociación Danza Contemporánea, Bacon fundó la escuela Espacio Abierto, con el objetivo de seguir formando a jóvenes, especialmente en la danza moderna.

“Me encantó la posibilidad de poder expresar tantas emociones, no solo el amor, sino también la esperanza o la guerra”, manifestó Bacon sobre esta forma de baile.

La danza moderna utiliza una variedad de elementos para comunicar el mensaje deseado. Obviando la música, tanto coreógrafos como bailarines pueden emplear videos, fotografías, cuentos, hasta el silencio para enriquecer y hacer más atractivo este género de baile.

Disciplina

Las bailarinas Sandra Gómez y Gloria Bacon enfatizan que es clave practicar danza contemporánea desde temprana edad, pues es durante esta etapa que los músculos son más flexibles y se desarrollan elementos como la fuerza, la coordinación y la tenacidad. Sin embargo, esto no significa que una persona con más edad no pueda practicarla.Bailarines de la compañia contemporánea Arte y Danza. ALEJANDRO SÁNCHEZ

Después de los 18 años la persona que empieza a bailar enfrenta un reto mayor, pero a juicio de Bacon “lo importante es la disciplina y el trabajo, si te enfocás seriamente en lo que vas a proyectar y comunicar lo lográs sin importar la edad”.

Pocos espacios

En todo el país, tan solo 3 instituciones se dedican formalmente a la enseñanza de danza contemporánea: la Escuela Nacional Adán Castillo, en el Instituto Nicaragüense de Cultura, es la academia oficial.

Luego está Espacio Abierto, que tiene una especialidad en danza contemporánea, y finalmente la Academia Nicaragüense de la Danza, frente a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

“El resto no son escuelas de formación, son grupos que bailan este género”, concluyó Bacon.

Retos

La Compañía Contemporánea Arte y Danza, dirigida por la bailarina y coreógrafa Sandra Gómez, recientemente cumplió 15 años de fundación.

Uno de los objetivos es contribuir con el desarrollo de la danza en Nicaragua, pero no ha sido nada fácil.

Gómez explica que cuando organizan eventos para promocionar la danza moderna, muy pocas veces ha contado con apoyo estatal.
Son las instituciones privadas las que hacen posible cada año la celebración de uno de los festivales más importantes de la danza moderna: el Festival Centroamericano de Solos y Dúos.

De acuerdo con Gloria Bacon, la Asociación Danza Contemporánea es el único organismo que recibe una asignación monetaria de la Asamblea Nacional, sin embargo no es suficiente para cubrir todos los gastos de sus actividades.

“Uno tiene que salir a buscar patrocinio para otros festivales, talleres, becas y asuntos por el estilo”, refirió Bacon.

Debido a que la danza contemporánea está en constante evolución, Gómez considera importante celebrar encuentros para conocer los cambios.

“La danza contemporánea no es estática por lo que debemos estar siempre pendientes de qué está cambiando en ella, no solo en Nicaragua, sino más allá de nuestras fronteras”.

Así, “para seguir enriqueciendo lo que hacemos, debemos estar en ese constante ir y venir de conocimiento”, añadió Gómez.

Vocación

Durante toda su vida, Sandra Gómez ha estado inserta en el mundo de la danza y a la fecha no piensa dedicarse a otra profesión.

“No tengo más estudios que la danza, yo vivo de ella, como en todo trabajo hay días buenos y otros malos, pero así es esto”, explica.

Por su parte, Bacon detalló: “Sí se puede vivir de la danza, lo he hecho por más de 30 años. Ahora, cómo querés vivir, ya es otro asunto”.

Beneficios

La danza mejora la salud física porque ayuda a tener músculos más fuertes, resistencia y coordinación.

Equilibrio
También fomenta el equilibro entre mente y cuerpo, porque causa relajación cada vez que se practica.

Autoestima
Debido a que no existen limitaciones a la hora de practicar la danza contemporánea, se mejora el autoestima del intérprete.

Mejoras
Los expertos explican que la danza también ayuda a mejorar la respiración, postura del cuerpo y alineación corporal.

El aprecio de la gente

Cultura • Otro obstáculo al que se enfrenta la danza en general es obtener el aprecio de la población.

Gloria Bacon dice que la sociedad nicaragüense necesita hacer un esfuerzo por valorar más el arte. “La danza contemporánea es una disciplina esencial para el desarrollo integral de cada ser humano”, afirmó.

Considera, sin embargo, que puede ser la situación económica de las familias nicaragüenses lo que impide el crecimiento de la danza.
Con mejores condiciones económicas, se crearían espacios de recreación sana “para que los padres permitan a sus hijos integrarse a las escuelas como parte de su formación”, sostiene.

En la escuela Espacio Abierto hay 52 jóvenes, quienes practican diferentes géneros de baile: ballet, jazz, acrobacia y ritmos latinos; pero en danza contemporánea solo hay 15.

Gloria Bacon admite sentirse muy contenta con el avance que los chicos han demostrado con las instrucciones de la academia.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus