•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De los casi cincuenta incendios que se han registrado en viviendas de Managua, durante los primeros ocho meses y medio del año, las deficiencias en los sistemas eléctricos de estas figuran como causa más común.

Según especialistas de los bomberos, estas fallas son una verdadera bomba de tiempo, pero falta mucho interés de la población, que se resiste a invertir en mejorar el sistema eléctrico de sus viviendas, para evitar incendios que dejen pérdidas humanas y materiales.

En las inspecciones que realizan casa a casa, miembros de la Dirección General de Bomberos y del Benemérito Cuerpo de Bomberos han encontrado altos riesgos de incendio en varias viviendas porque sus sistemas eléctricos no cumplen con las normas de seguridad mínimas.

“Esas deficiencias las encontramos más en viviendas de escasos recursos económicos, muchas veces construidas de zinc y plástico”, advierte el teniente Terencio Ruiz, jefe de turno de la Dirección General de Bomberos del Distrito Cinco de Managua.

Casas energizadas

Uno de los problemas más frecuentes que los bomberos identifican es que la acometida --que es la derivación que lleva la energía desde el poste de distribución hacia la vivienda-- suele rozar el zinc de las viviendas, de manera que estas quedan “energizadas”, aumentando el riesgo de que sus habitantes puedan morir electrocutados.

Además, también han encontrado que hay un sobrecalentamiento porque las líneas también rozan la infraestructura y eso altera el voltaje de la energía e incluso incrementa el consumo de energía.
“El alambre se recalienta y el protector se deteriora al haber contacto y luego ocurren las tragedias”, señala Ruiz.

Infografía ENDLa mayoría de las viviendas que los bomberos identifican como vulnerables tampoco cuenta con polo a tierra al panel energético.

Sin embargo, el electricista David Otero Silva subraya la importancia de este elemento, que se encarga de “llevar a tierra” cualquier derivación indebida de la corriente eléctrica, evitando su contacto con los usuarios y aparatos eléctricos, y por tanto previendo daños.

“El polo a tierra sirve para proteger los aparatos eléctricos de cualquier bajón de luz y también para evitar que al momento que caiga un rayo los proteja y estos no se fundan. Para el polo a tierra se debe utilizar el cable número 8, que es el más grueso”, recomienda Otero.

Un mes de plazo

Según el teniente Ruiz, tras una primera inspección, los bomberos dan un plazo de un mes para que las viviendas realicen los arreglos necesarios antes de una nueva visita, en la cual verifican nuevamente si los propietarios cumplieron con las recomendaciones dadas.

No obstante, sostiene que en la mayoría de los casos el sistema eléctrico de las viviendas es el mismo.

“No hay interés de la gente. Hasta que ya se da la tragedia vienen los lamentos. Tratamos de concientizar a la gente, les decimos que se debe hacer un plusesfuerzo para prevenir y proteger a la familia”, agrega Ruiz.

Pobladores reclaman apoyo

Reacción• Los habitantes de casas vulnerables a incendios por deficiencias en sus sistemas eléctricos reconocen los riesgos que enfrentan. Sin embargo, aseguran que no cuentan con los recursos suficientes para modernizar sus instalaciones.

“Aquí lo malo de los funcionarios es que vienen a decir: hacé esto, hacé aquello, pero no nos dan la respuesta a la problemática. En mi caso, me dijeron que el cable que tengo para jalar la energía del poste no es el adecuado. ¿Pero qué hago yo? Si eso me encontré en la basura y los otros los compré barato”, argumenta Máximo Largaespada, habitante del barrio 22 de Mayo, quien se dedica a recolectar desechos en las diferentes calles de Managua.

Petrona Aguilera, del barrio René Polanco, asegura que en su casa depende de la ayuda que le dan sus hijos: dos guardas de seguridad y una doméstica.

“No sé cómo vamos a hacer ni cómo estirar los reales. Además, con este problema de la diabetes y la ‘disipela’ ya ni echar tortillas puedo, porque me hace daño estar de pie y además no es buen aspecto para el negocio”, comenta afligida Aguilera, quien queda al cuido de los nietos, para así ayudar a sus hijos.

48 incendios en viviendas de la capital reportó hasta la primera quincena de septiembre el Benemérito Cuerpo de Bomberos.

18 siniestros en bodegas, centros comerciales y mercados se han registrado en lo que va del año, según la misma fuente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus