•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El reo de iniciales M.R.P.M, de 22 años, denunció ante la jueza Sexto Distrito Penal de Juicio de la capital, Ingrid Lazo Manzanares, haber sido mancillado por otros reclusos que comparten celda con él.

A llanto partido el privado de libertad manifestó ante la judicial que varios pandilleros del reparto René Schick con quienes comparte prisión le han introducido en la región anal teléfonos celulares y cargadores de esos aparatos.

M.R.P.M  narró con voz entrecortada y ante la autoridad judicial que sus verdugos le introducen los aparatos de comunicación utilizando como empaques preservativos y bolsas plásticas. Esto mismo el reo ya se lo había relatado a su hermana mayor, quien asumió su crianza tras la muerte de su padre y de que la madre de ambos empezara a padecer problemas mentales.

Amenazas de muerte

El reo también explicó a la jueza Ingrid Lazo que no denunció lo sucedido a las autoridades de la cárcel Modelo de Tipitapa, porque sus agresores le han advertido que si los delata lo matarán.

Siento vergüenza de lo que me pasó  y me quiero matar”. reo M.R.P.M, del penal de Tipitapa

El objetivo de los reos de introducir los aparatos de comunicación en la región anal del es con el fin de esconder estos equipos al momento que los centinelas del penal hacen requisa, refirió el privado de libertad.

La jueza Lazo ordenó que el reo sea examinado urgentemente por un médico forense y que las autoridades de la cárcel Modelo de Tipitapa le brinden medidas de seguridad para proteger su integridad física.

Ideas suicidas

M.R.P.M al relatar su drama en la cárcel  ante la jueza Lazo; también reveló que después de ser ultrajado por sus compañeros de prisión siente vergüenza y han surgido en él ideas suicidas.

El recluso relató lo vivido en la prisión, en la misma audiencia donde se declaró culpable de varios robos con intimidación que realizó la tarde y noche del pasado 18 de julio en la parada de buses cercana a la Colonia del Periodista, donde robó dinero, celulares, tabletas electrónicas y  joyas a un total de cinco víctimas.

Después de producirse la admisión de culpabilidad, el Ministerio Público pidió que M.R.P.M fuera castigado con cinco años de prisión mientras su abogado defensor Juan Carlos Jiménez solicitó la pena mínima de tres años.

El privado de libertad víctima de agresión por parte de sus compañeros de prisión es reo primario es decir que no tenía antecedentes penales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus