•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El próximo 29 de septiembre, Martín Amador será notificado de los años que descontará en la cárcel después de haberse declarado culpable por el delito de tráfico de inmigrantes.

Ese mismo día, su hijo Rafael Amador Pérez sabrá si queda libre o tiene que enfrentar juicio por el mismo ilícito.

Esto se debe a que la jueza Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, Indiana Gallardo, rechazó la admisión de hechos realizada por Amador Pérez, porque aunque aceptó haber tenido comunicación directa con tres inmigrantes dominicanos, dijo no haber hecho trato con ellos para trasladarlos a otro país.

Rechazada la admisión de hechos, el abogado defensor Álvaro García Poveda pidió a la jueza Gallardo una sentencia absolutoria a favor de su patrocinado, alegando falta de acción en los hechos acusados.

En respuesta a la petición hecha por la defensa, la fiscal auxiliar Inés Miranda se opuso señalando que la falta de acción solo puede promoverla el Ministerio Público, por ser esa institución quien tiene la titularidad de la acción penal.

Al final, la jueza Gallardo anunció que en la audiencia donde notificará a Martín Amador de la sentencia condenatoria, también se pronunciará sobre la petición de la defensa del hijo de este último.

Padre e hijo están presos desde agosto pasado, cuando pretendían trasladar en un taxi a tres ciudadanos de origen dominicano al mercado Mayoreo, donde abordarían un autobús con destino a Somoto, de donde los llevarían por veredas a territorio hondureño.

Otro caso familiar

Por su parte, Esperanza del Rosario Morazán Zeledón, de 64 años, y Jessenia López Morazán, de 37 --madre e hija, respectivamente--, también enfrentaron recientemente un juicio acusadas por tráfico de inmigrantes.

Tres ciudadanos dominicanos y un venezolano señalaron a madre e hija de ser las personas que los llevaron hasta una casa en el barrio San Judas de Managua, de donde los  trasladarían de manera ilegal hasta México  por el pago de US$900 o US$1,000.

El venezolano José Francisco Colmenares y los dominicanos Cecilio Ortiz Guzmán, Santos Mejía  Arias y Moisés Wilson coincidieron en señalar que la señora Morazán Zeledón y su hija eran quienes los trasladarían hasta México.

El traslado hasta tierras aztecas era  parte de una travesía que llevaría a los extranjeros hasta Estados Unidos, según el testimonio incriminatorio brindado por los perjudicados en una audiencia de anticipo de pruebas.

Al menos 20 acusaciones por tráfico de inmigrantes ilegales ha presentado el Ministerio Público en los tribunales de Managua, desde febrero reciente a la fecha.

  • 10,000 dólares puede llegar a pagar una persona a un coyote para que la lleve de forma ilegal a Estados Unidos.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus