•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Bill Wild, el australiano que ocupa el cargo de asesor principal del proyecto Gran Canal Interoceánico, dice que visitó Nicaragua esta semana para responder a las dudas y malentendidos que las poblaciones cercanas a la ruta del megaproyecto pudieran tener respecto al Estudio del Impacto Ambiental y Social (EIAS), que fue entregado al Gobierno a finales de junio.

Las dudas y suspicacias, afirma Wild, serán evacuadas en consultas que se extenderán a lo largo de los próximos seis meses.

Toda la información, explica, podrá ser compartida en el momento “preciso” con los adversarios del proyecto.

En esta entrevista con El Nuevo Diario Wild comparte algunos aspectos contenidos en el EIAS, como un ambicioso plan de reforestación que se implementaría en algunas zonas aguas abajo por donde pasará la ruta canalera.

Menciona usted que se hará un proceso de consultas referidas a los resultados del Estudio de Impacto Ambiental y Social del proyecto, ¿en concreto, qué es lo que se compartirá con la gente?

Hemos realizado en el pasado ya los cabildos, este proceso que iniciaremos forma parte del proceso de revisión y consultas al estudio de impacto ambiental que el Gobierno prudentemente ha establecido como parte de la discusión integral que este tema requiere. En el futuro habrá muchas más consultas para explicar el efecto que este proyecto tendrá para las comunidades, tan es así, que a lo largo de los próximos seis meses estaremos desarrollando este proceso de consultas para así explicar a profundidad las consecuencias y requerimientos, y eso es algo en lo que hemos coincido con la empresa consultora ERM para llevar este proceso por las distintas partes del país que se verán afectadas por la obra, partiendo de los EIAS.

¿En qué zonas del país iniciarán este proceso de exposición a las comunidades?

Estaremos sosteniendo reuniones muy completas, participarán todos los involucrados y con los cuales discutiremos aspectos mucho más integrales en cada comunidad. Por ejemplo, en la zona de Rivas estaremos hablando específicamente tópicos referidos a la parte oeste de la ruta canalera que atravesará el istmo, pero cuando nos movamos hacia otra área iremos a platicar los aspectos específicos que la obra tendrá en ese punto en particular.

¿Qué sería lo nuevo que se va a presentar como parte de este proceso entonces?

Es una explicación global del EIAS, todos los aspectos que lo integran serán presentados, especialmente aquellos referidos a los impactos particulares en términos ambientales y sociales, pero también los elementos que estaremos impulsando para remediarlos, esto es algo que ya hemos efectuado en el pasado al explicar el proyecto, pero esta vez vamos a compartir los impactos específicos que habrá en cada zona, en eso consiste la diferencia del proceso que se realizará esta vez.

¿Y cuáles son esos impactos que están contenidos en el EIAS y que serán presentados en este proceso que inician?

El estudio es principalmente evaluar los impactos ambientales y sociales del proyecto, uno de esos aspectos obviamente es el número de personas que serán reubicadas. Eso es un impacto social, primero viene el número total de la población que será trasladada y esto es muy importante porque se deben aclarar los malentendidos o desinformación de la población de las comunidades, por ejemplo hay quienes han dicho que serán miles de personas las que serán desplazadas, cuando la realidad es que los estudios han dicho que la cantidad que deberá moverse será de 6,800 familias, de igual manera se ha dicho que también serán 10,000 personas desplazadas en los territorios indígenas, cuando en verdad es que el total de familias trasladadas en estas zonas serán 372 familias, de las cuales solamente 25 son realmente familias indígenas, el resto son personas que se han ubicado en esos territorios, por eso una de las razones por las cuales escogimos la ruta 4 fue precisamente para tener el menor impacto en los territorios indígenas, quizás 25 sea un número considerable para algunas familias, pero en realidad el impacto total a la población de la comunidad indígena es mínima.

Estos malentendidos y falsa información es la que debemos corregir y explicar a las personas, el verdadero impacto de la obra.

Otro aspecto que deseamos aclarar está referido a la cantidad de bosque que se tumbará para edificar la obra y de acuerdo a la ley de Nicaragua, por cada árbol que se tumba se deben sembrar cinco. Admitimos que sí se van a destruir bosques que ya existen en la ruta y que deberemos talar y limpiar para hacerle paso al canal.

¿Y cuáles son esos bosques?

Empezamos por la costa oeste en las que hay zonas boscosas aisladas, por ejemplo cerca de la zona de Brito y en el istmo de Rivas no existe mucha zona de bosque denso, mucha del área de la costa del lago hacia el este hay bosques cerca de La Fonseca, pero en realidad mucha de esa zona ya está deforestada; la zona en la que mayor concentración de bosques hay es hacia la costa en el Caribe, por ejemplo en la zona boscosa de la reserva Indio Maíz no ingresaremos en lo absoluto y también evitamos lo más posible la zona de la reserva biológica de Punta Gorda, pero como una manera de mitigar este impacto estaremos desarrollando un plan de reforestación más grande que se haya llevado a cabo en la historia de este país, me atrevo a decir en el mundo.

Si van a verse bastante afectadas estas zona del Caribe, ¿qué cantidad exactamente de área (sufrirá) y ese plan de reforestación a cuánto ascendería?

No puedo decir la cantidad exacta de área o hectáreas que involucra, pero sí te puedo decir que habrá más afectación a la parte más al este, es decir en las zonas aguas abajo del río punta gorda, en Nueva Guinea no hay tanta afectación de bosques comparado con las zona del Caribe, pero no tengo los números específicos al respecto.

En un momento de su ponencia ha dicho que se afectarían especies de árboles que solo se encuentran en estos bosques, ¿cuáles serían esas especies afectadas y con ese plan de reforestación cuáles serían las que se estarían tratando de sembrar?

No puedo decirte exactamente la especie de árbol, pero de acuerdo a lo establecido en la ruta, la zona seca de Tule y zonas aledañas a la reserva de Punta Gorda presentan deforestación y siempre siguiendo la ruta propuesta, el bosque que se toca en la zona del Caribe es muy poco…

¿Dice el estudio qué cantidad exacta de bosque será afectada en esos tramos?

Sí, seguro, tenemos esos números, sabemos la cantidad exacta de hectáreas que serán afectadas, porque esa es parte de la información que hemos recopilado y tenemos algunas tablas que nos dicen que en la zona de Punta Gorda están acelerando la deforestación, y nos hemos comprometido a hacer reforestación en toda esta zona, incluso en una parte del Corredor Biológico Mesoamericano, no tocaremos Indio Maíz e inclusive hemos modificado el diseño original del puerto al moverlo de la desembocadura del canal hacia su construcción en la tierra firme, de esa manera no tendremos que destruir la zona costera de la reserva marina de La Anciana, los manglares, porque precisamente el EIAS mostró que causaríamos mucho daño, por eso el canal se hará más estrecho para evitar el daño, eso también es algo nuevo.

Uno de los grandes problemas de Nicaragua es que se está deforestando de una manera acelerada, hay muchas zonas áridas en donde antes fueron bosques, los bosques ya están como destruidos y mucho de los sedimentos está llegando a río Punta Gorda, por eso una de las cosas que haremos es plantar más árboles con los que esperamos recuperar el ecosistema y el buen entorno en la reserva.

¿Qué problemas han enfrentado al momento de la realización de este estudio?

Otro aspecto al que hemos dado mucha importancia está referido a la reubicación de personas, ese aspecto lo hemos trabajado con el Gobierno en lo concerniente a lo que sería la mejor ubicación para las villas en las que serían reasentadas estas personas, de igual manera hemos ofertado a la gente la posibilidad de ser reasignadas en estas villas que construiremos, ahora mismo estamos viendo once opciones en las que se edificarían esos asentamientos potenciales, porque queremos ubicar en el área más cercana a las zonas en las que viven las comunidades actualmente.

Ha habido varias organizaciones en el país, especialmente la academia de  ciencias y movimientos ambientalistas, que han externado que les gustaría tener un proceso de mayor conocimiento de esta información y de discutirlo, ¿van a ser parte de estas consultas estas organizaciones?

Sí, algunas de las organizaciones formarán parte de este proceso de discusión y reuniones en las que se explicarán estas consideraciones, así como los materiales estarán disponibles para ellos en el futuro. Aunque hay algunas organizaciones que ya han tenido cooperación con los estudios, uno de ellos es Fundar (Fundación amigos del río San Juan) y WCS (World Council Society). Por ahora estamos también trabajando con una organización especializada en la recuperación arqueológica en conjunto con la UNAN, en la zona de Brito por ejemplo encontramos cerca de 14,000 piezas arqueológicas precolombinas que son muy valiosas, mientras que en la zona de El Corozo también encontramos vestigios arqueológicas que hay que proteger, especialmente porque aquí estarán ubicadas las esclusas del Este.

¿Qué pasaría si una vez que la gente que habita en la ruta del canal conoce más del proyecto y descubre que la obra les trae más desventajas que ventajas, qué hará la empresa?

Precisamente de eso se trata este proceso que hemos iniciado, saber y entender cuál es el sentir de la gente, los beneficios que habrá al respecto con el proyecto y a través de este tenemos el objetivo de traer esos beneficios hacia el pueblo de Nicaragua y conocer sus preferencias. Si desean que al ser trasladados les sean compradas sus tierras o si, por el contrario, se mudarán a una de las villas que construiremos y este proceso de consulta servirá para hacer cambios y modificaciones, si es que así se considera.

Mire, hay voces que son adversas al proyecto. Dicen que aún no hay maquinaria, que no se ha construido la carretera que llevará esa maquinaria a la zona donde se edificará, que realmente no se generará un impacto ni en este momento ni en el futuro y que, por el contrario, estamos siendo el hazmerreír del mundo porque todavía no hay inversionistas. ¿Qué de nuevo arroja ese estudio en manos del Gobierno que garantice que cada unO de los aspectos establecidos en el proyecto se va a concretar?

Desde el punto de vista técnico, el EIAS establece que el proyecto es factible, que se puede construir con la tecnología que tenemos, que se puede construir de una manera segura, que el impacto ambiental positivo neto, que significa que el resultado al final podrá compensar las afectaciones, que traerá beneficios económicos y sociales, que podremos manejar los aspectos de infraestructura y reasentamiento de las personas.

Todos los aspectos negativos se podrán mitigar con las medidas que estamos contemplando. Si me pregunta si es factible, yo diría que sí.

Ha dicho usted que el estudio establece la cantidad de gente que deberá ser reubicada y que habrá un plan de reforestación, ¿hay montos financieros establecidos para esos componentes? si es así, ¿a cuánto ascienden esas cantidades?

No estamos en la posición de decir esa información, sin embargo el plan de acción de reasentamiento forma parte del estudio de impacto ambiental, pero el plan en sí mismo de reasentamiento continúa porque es hasta que decidimos con la población sobre cuál es la opción de reubicarse, si quieren dinero, si aceptarán una casa en la villa que se construirá.

Por eso aún no se puede hablar de montos específicos para este componente, de la misma manera tampoco lo hay establecido aún para el plan de reforestación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus