•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes de la empresa HKND Group insistieron en que los daños ambientales para la construcción del Canal Interoceánico de Nicaragua no serán relevantes y anunciaron algunos cambios mínimos en la ruta del proyecto.

Kwok Pang, subdirector ejecutivo de HKND Group, afirmó durante una conferencia de la Comisión Especial del Canal Interoceánico, brindada en la Presidencia de la República, que también afectarán mínimamente a la población que habita sobre la ruta del mismo.

Agregó que en las zonas por donde pasará la ruta del canal se creará una nueva industria agrícola que desembocará en la generación de empleos para los pobladores de ese sector; se crearán reservas de aves en las islas artificiales del lago de Nicaragua, habrá un programa de reforestación masiva, se construirán museos arqueológicos y se harán mejoras en la infraestructura social; lo que redundará en un crecimiento económico del país, entre otros beneficios.

Las explicaciones de Pang fueron parte de la primera consulta pública sobre los estudios de impactos sociales y ambientales del proyecto, a la que asistieron miembros de la empresa privada, representantes de sindicatos de trabajadores de la construcción, indígenas, estudiantes universitarios, representantes de instituciones estatales y miembros del Cuerpo Diplomático.

Durante la presentación de los resultados de los estudios, los representantes de HKND explicaron que para la construcción del canal se precisará alquilar 26,000 hectáreas de tierras indígenas, afectando a un total de 362 hogares. Según HKND, de estos solo 25 son indígenas.

6,800 familias afectadas

El funcionario de HKND Group afirmó que entre los aspectos negativos de la obra están: los riesgos para el lago de Nicaragua, la reubicación de personas, la tala de algunos bosques, los impactos de la excavación, la invasión mínima de los humedales de San Miguelito y la construcción del lago artificial Atlanta.

“Hoy el lago (Cocibolca) está enfermo, sin el canal o sin ninguna acción del Gobierno o del pueblo de Nicaragua podría morir, pero con el canal podemos ayudar a que se salve”, aseveró Pang.   

El funcionario asiático señaló que unas 27 mil personas, que representan a 6,800 hogares nicaragüenses, serían afectadas por la construcción del canal, de las cuales apenas 25 corresponden a familias de indígenas, y no medio millón de ciudadanos, como han especulado algunos sectores del país. 

Precisó que solamente serán reubicados quienes reciban una notificación de expropiación por parte del Gobierno.

Dijo que los desplazados serán reubicados a menos de 13 kilómetros de sus viviendas originales, aunque algunos “estarán a 20 o 25 kilómetros”.

Ruta fue movida

Durante la consulta realizada ayer por el Gobierno y la concesionaria HKND, se informó que la ruta del Canal Interoceánico fue movida 250 metros al sureste por recomendación de un equipo de expertos. En ese sentido detallaron que la esclusa de Brito fue desplazada 13 kilómetros tierra adentro debido a los riesgos sísmicos. 

“Todas las inquietudes quedaron bastante claras, en todo caso este es solo un paso”, dijo Ricardo Meléndez, presidente de la Cámara de Urbanizadores (Cadur). 

Agregó asimismo que una vez que sea aprobado el Estudio de Impacto Ambiental y Social esperarán lo que sigue. 

“Un proyecto de esta magnitud  es imposible que se haga de un solo golpe, es clarísimo que se va a hacer en etapas, lo que nos interesa es saber cómo el sector privado va a participar en todas estas etapas”. 

En tanto, Benjamín Lanzas, de la Cámara Nicaragüense de la Construcción, dijo que “los estudios son impresionantes, han contratado empresas de prestigio a nivel mundial y esperamos que siga caminando en la dirección correcta para que el canal se lleve a cabo”. 

Compartirán documentos

Por su parte Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, afirmó durante su alocución de ayer, que la consulta “(se) estará realizando para presentar las conclusiones y recomendaciones del estudio de impacto ambiental y social elaborado por la empresa ERM”.

“Queremos destacar la responsabilidad y seriedad con la que se desarrollan todas las etapas del proyecto para dar inicio, Dios mediante, la construcción de las obras del canal en el tiempo establecido”, indicó Murillo.

Una vez concluida la consulta pública, todos los documentos serán compartidos, agregó.

Laureano Ortega, director ejecutivo de ProNicaragua, expresó que procuran un proyecto “que sea directamente beneficioso para nuestro pueblo nicaragüense, sus condiciones de vida, que se traduzca en oportunidades de mejorar la preparación académica y las oportunidades profesionales de nuestros jóvenes, mejorar las perspectivas, las condiciones laborales de nuestros trabajadores”.

Evitan dañar sitios vulnerables

El presidente del Foro Nacional del Reciclaje (Fonare), Camilo Lara, señaló que los resultados de los estudios presentados por ERM son creíbles y adoptaron las recomendaciones realizadas por ambientalistas nicaragüenses y otros sectores sociales.

“(Ellos) se alejaron de sitios que eran altamente vulnerables en términos ambientales, pero a su vez esto va marcando la viabilidad ambiental y sobretodo hablando del tema del lago de Nicaragua, se ha llegado a la conclusión que este proyecto (del canal) debe respetar la Ley de Aguas Nacionales”, indicó Lara.

Bill Wild, asesor principal de HKND en Nicaragua, aseguró que han detectado que muchas reservas naturales del país son solamente “reservas de papel” y que en 10 años no habrá bosques vírgenes, ya que la deforestación cada vez es mayor, lo que podría suponer perder la Reserva Natural Indio Maíz y el Corredor Mesoamericano.

Pero, para evitar el mal augurio consideró que la construcción de la megaobra es la respuesta ambiental y social. Como ejemplo de esto, citó los beneficios que han tenido los panameños con la construcción del canal hace más de 100 años.

(Con la colaboración de Matilde Córdoba)

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus