•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ruta del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua seguirá cambiando mínimamente a medida que se vayan realizando y poniendo en práctica los resultados de otros estudios que están pendientes de concretarse, con el fin de hacer el mínimo daño al ambiente y a la población nicaragüense, aseguraron funcionarios de la empresa HKND Group.

“Después de una comparación rigurosa de las 6 principales rutas alternativas, la ruta 4 fue considerada la única con el potencial para mitigar y compensar los impactos negativos y cumplir con las normas internacionales adecuadamente… pero seguiremos cambiando la ruta del canal de acuerdo con los resultados de estudios para dañar lo menos posible el ambiente”,  aseguró Kwok Pang, subdirector ejecutivo de HKND, durante la primera consulta pública de los estudios de impactos ambientales y sociales del proyecto.

Entre las conclusiones del Estudio de Impacto Ambiental y Social (EIAS), realizado por HKND, se señala que antes de aprobar el diseño final del Canal Interoceánico y comenzar a construirlo, se deben realizar estudios de: levantamientos topográficos, evaluación de riesgo geotécnico y sísmico, potencial de drenaje de roca ácida, de sedimentos y batimetría del lago de Nicaragua, de balance hídrico y salinidad, y arqueológico.

Resistirá terremoto

Aunque hasta el momento la ruta preferida es la 4, tomando en cuenta la factibilidad económica y riesgos ambientales y sociales mínimos, HKND en su informe indica que deben considerar futuros cambios como en la línea oeste del canal, la ubicación y diseño de la esclusa este y el lago Atlanta, así como la reubicación de algunas instalaciones portuarias que van desde Punta Águila al lago Atlanta. 

“La zona de Rivas es altamente sísmica, un terremoto afectaría la estabilidad de las pendientes y la seguridad de las esclusas. Se necesitan hacer estudios del terreno para saber dónde poner las esclusas, no se pueden poner en un terreno suave. Otro peligro son posibles tsunamis, por eso las esclusas las pondremos lejos del agua y las construiremos de tal forma que resistan un sismo de 9 grados (en la escala abierta de Richter)”, explicó Pang.

Como ejemplo de los cambios implementados, el funcionario asiático señaló que el costo del proyecto aumentó en 700 millones de dólares al evitar trastocar el municipio El Tule y el río del mismo nombre.

Prevén poco desarrollo sin el canal

Bill Wild, asesor principal de HKND en Nicaragua, afirmó que es un gran reto lograr un impacto ambiental positivo con el Canal Interoceánico, pero que lo van a lograr. 
Advirtió que “en 10 años en el país las tasas actuales de deforestación y la invasión significan la pérdida eventual de la reserva Indio Maíz y el Corredor Biológico Mesoamericano, y mayores implicaciones para la biodiversidad, los recursos naturales, el ecosistema y el turismo”. 

Adelantó que el desarrollo del canal de conformidad con las normas internacionales, “podría ofrecer el mejor futuro para Nicaragua (…), podría ofrecer los beneficios ambientales, sociales y económicos al pueblo”. 

Como un ejemplo de ello mencionó que el Canal Interoceánico de Panamá tiene más de 100 años de existencia y  ha llevado beneficios económicos y ambientales a sus habitantes. 

“En el escenario de sin canal en Nicaragua, las oportunidades de empleo se quedarán limitadas, la agricultura de subsistencia y el estilo tala y quema de bosques continuará (…), se debe hacer una divulgación masiva de estudios y más consultas públicas con la población”, puntualizó.

“HKND puede enriquecer a los nicaragüenses con el Canal Interoceánico para que ya no sigan dependiendo de los recursos naturales”, exhortó Kwok Pang.

  • 25 familias indígenas serán afectadas por la ruta del canal.
  • 26 mil hectáreas de tierras alquilarán para la construcción del canal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus