•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a que entre el 75% y el 80% del territorio indígena rama y kriol está invadido por colonos, sus autoridades están dispuestas a negociar con ellos para que permanezcan en sus tierras y las trabajen, pero de forma racional y reconociendo que habitan propiedades comunales.

Así lo planteó Héctor Thomas, presidente de dicho gobierno territorial, el cual abarca 4,170 kilómetros cuadrados del sureste del país, donde se ubica la reserva de biosfera Indio Maíz, además de 4,200 kilómetros cuadrados en la plataforma marítima nicaragüense.

Refirió que el llamado “saneamiento” de sus territorios consiste en un ordenamiento territorial, a diferencia del Caribe Norte, donde los indígenas exigen un desalojo total que ha desembocado en el conflicto entre miskitos y colonos, que en las últimas semanas causó violentos enfrentamientos y varias muertes.

“Estamos buscando la manera que los colonos, especialmente los viejos vivientes que son muy reconocidos por nosotros, participen con nosotros y trabajen la tierra, pero con la condición de que tienen que estar inscritos y deben reconocer que están viviendo en tierras comunales”, detalló Thomas.

Explicó que cuando hablan de “viejos vivientes” se refieren a los colonos que habitan los territorios indígenas desde antes de 1987.

Más invasiones

Señaló que aunque cuentan con los títulos de sus territorios desde el 18 de noviembre del 2003, no han podido avanzar en la etapa de saneamiento y más bien la invasión ha aumentado en los últimos 10 años, al punto que muchas familias indígenas y afrodescendientes ahora viven en las orillas del territorio.

Apuntó que los habitantes de la comunidad rama Wirinkí se han visto obligados a desplazarse a la comunidad Rama Cay debido a la invasión.

Thomas relató que cuando los colonos llegan les queman sus casas y los enfrentan con machetes, y asegura que en los últimos cuatro años se registran cinco muertos por esos enfrentamientos.

Según Thomas, un obstáculo para llegar a un acuerdo con los colonos es que la mayoría ha llegado en años recientes y se rehúsan a permanecer en las tierras bajo las condiciones del gobierno rama y kriol.

“Es riesgoso para nosotros ir donde ellos para negociar y levantar un censo, porque piensan que llegamos para desalojarlos”, lamentó Thomas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus