•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) falló a favor de Nicaragua en la disputa limítrofe con Colombia, en noviembre de 2012, ese país ha querido “evitar” su responsabilidad y obligaciones en relación con la resolución del alto tribunal, según sostuvo ayer la defensa nicaragüense en La Haya.

El embajador de Nicaragua en Holanda, Carlos Argüello, recordó durante la ronda de argumentos orales del país que Colombia ha denunciado el Pacto de Bogotá, que declara la jurisdicción de la CIJ en el caso, y con ello ha rechazado que ese tribunal sea competente para resolver el litigio.

“Colombia no solo no acepta el carácter obligatorio” del dictamen que la CIJ emitió en 2012, sino que está adoptando acciones que son “una violación” de lo acordado, indicó Argüello.

En Nicaragua, el experto en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia, aseguró a El Nuevo Diario que Colombia representa una “amenaza” para el país porque tiene buques de guerra encallados en la zona restituida por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el mar Caribe, lo que representa una “violación” a los derechos soberanos del país.

Estas “amenazas” también fueron expuestas por la defensa nica en la Corte, que hace tres años confirmó la soberanía de Colombia sobre un grupo de islas del archipiélago de San Andrés, pero restableció a Nicaragua una amplia zona en el mar Caribe, botando el argumento colombiano de una frontera en el meridiano 82.

Colombia “sigue manteniendo sus buques en las mismas aguas que antes del fallo”, denunció ante la CIJ Carlos José Argüello, embajador nicaragüense en Holanda, citando un informe militar.

AMENAZA LA PAZ

Al respecto, Herdocia afirmó que Colombia, al no acatar el fallo de la CIJ dictado en 2012 y su actitud de mantener fuerzas navales militares en la zona del mar Caribe restituido a Nicaragua, representa una “amenaza a la paz, seguridad y espacios jurisdiccionales de Nicaragua”.

“Existe una amenaza permanente del uso de la fuerza, hay justificación suficiente para que Nicaragua denuncie estas acciones”, expresó Herdocia.

“Cuando se incumple un fallo de la CIJ, los que son de ineludible cumplimiento, podría afectar la paz y seguridad de los países involucrados. Es por eso que cuando un Estado incumple un fallo, en este caso Colombia, se puede recurrir a demandar estas irregularidades”, explicó Herdocia.

El especialista Norman Miranda también coincidió con Herdocia en que Colombia representa una “amenaza constante” para Nicaragua.

“Lo que está alegando Nicaragua es razonable. Efectivamente Colombia es una amenaza porque no acepta la sentencia que restituyó a Nicaragua una gran extensión en el mar Caribe”, destacó el experto.

Según Miranda, Colombia sigue considerando “de manera fetichista” al meridiano 82 como límite marítimo, esto porque sus buques de guerra han sido enviados en reiteradas ocasiones de manera “amenazante” por territorio, que pertenece a Nicaragua, con “el flojo argumento” que es para defender a los habitantes de la isla de San Andrés.

“Nicaragua está limitada en el disfrute de sus derechos ganados en el mar Caribe porque Colombia se los destruye con su presencia militar, Colombia efectivamente es una amenaza para Nicaragua”, insistió Miranda.

Asimismo, agregó que estas acciones militares de Colombia pueden tensar las relaciones entre ambos ejércitos u originar algún conflicto o choque entre ambas armadas.

Tras los alegatos de Nicaragua, una segunda ronda está prevista hoy (Colombia), a la cual Nicaragua responderá el viernes 2 de octubre.

Defensa nica confía en la CIJ

COMPETENCIA • El agente nicaragüense ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Carlos Argüello, confía en que La Haya se declarará competente para resolver la disputa limítrofe que le enfrenta con Colombia.

En declaraciones al Canal 4, Argüello dijo: “Nosotros tenemos plena confianza de que la Corte va a encontrar jurisdicción, que tiene jurisdicción para conocer este asunto y seguiremos adelante”.

“Esa sentencia (la de noviembre de 2012) ya estableció derecho para Nicaragua y esos derechos están siendo violados. ¿De qué manera? Con estar reclamando y patrullando las aguas como que si fueran de ellos”, destacó Argüello.

El diplomático nicaragüense agregó que “independientemente de la prudencia” de nuestras Fuerzas Navales, que “obviamente no andan buscando un enfrentamiento” con un poderío como el del ejército colombiano, no se puede tener paz.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus