•   1042  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alfredo Pellas fue un empresario innovador, que pudo diversificar sus empresas y abrir el mercado internacional para los productos nacionales.

Hoy en día nadie duda del éxito que observaron todas sus  empresas, que reconocen que obedece a su espíritu emprendedor y mucha discplina.

Asumió en octubre de 1952, a sus 34 años, la dirección de The Nicaragua Sugar Estates Limited y de la Compañía Licorera de Nicaragua, fabricante del famoso Ron Flor de Caña, y dirigió en los años sesenta los cambios necesarios para el crecimiento de sus empresas.


[Te interesa: “Pellas nos enseñó el camino del empresario exitoso”]

El ingenio San Antonio, con Alfredo Pellas a la cabeza, consiguió zafras récords. Según un suplemento que publicó el Grupo Pellas recientemente, durante la zafra 58-59 se alcanzó una producción récord de un millón de quintales de azúcar, mientras que su producción promedio era de 500,000 quintales.

Uno de sus grandes aportes sociales fue la creación del hospital del ingenio San Antonio, fundado en 1960, que hoy lleva su nombre.

Alfredo Pellas, quien tenía una sólida preparación académica adquirida en la Universidad de Stanford, también tenía mucho conocimiento práctico de la empresa, en la que desempeñó el cargo de vicegerente por algunos años, mientras su tío Silvio Pellas Vivas era quien dirigía los hilos del negocio.

Asimismo, Pellas también impulsó el fortalecimiento de la marca Flor de Caña, transformándola en la bebida espirituosa por excelencia de los nicaragüenses y la expandió a la región centroamericana y al mundo, lanzando nuevos productos que marcaron toda una época, como Flor de Caña Etiqueta Negra, Flor de Caña Etiqueta Superior y Flor de Caña Oro.

Pellas empujó también la ganadería, como parte de la diversificación de negocios que ayudaran a amortiguar la situación financiera de la empresa en caso de una caída del precio internacional del azúcar, según la historia de la empresa.

EN LA BANCA

Alfredo Pellas también echó a andar el Banco de América, un proyecto financiero que representó un modelo de éxito y organización de la banca nicaragüense y de referencia en Centroamérica.

Así fue que, como líder del conglomerado empresarial más importante de Nicaragua, don Alfredo fue un factor fundamental durante toda la segunda mitad del siglo XX e inicios del siglo XXI en el fortalecimiento de las organizaciones del sector privado nicaragüense.

Alfredo Pellas pasó a principios de los años noventa el mando de las compañías del Grupo Pellas a su hijo Carlos Pellas Chamorro.

Lea además: [Elogios y recuerdos en velatorio de don Alfredo]

SU VIDA

Alfredo Pellas Chamorro nació el 3 de mayo de 1918.

Se graduó en la Universidad de Stanford como ingeniero en minas, con especialización en el grado de doctor.

Pellas Chamorro se casó con Carmen Teresa Emilia Chamorro Benard (conocida como doña Nena) y del matrimonio nació la quinta generación de la familia Pellas: Carlos Francisco (actual CEO del Grupo Pellas), Francisco Alfredo, Silvio Federico y Lucía de Fátima, todos Pellas Chamorro.

OBRAS SOCIALES

Una de las primeras obras sociales de relevancia en el quehacer de Alfredo Pellas fue la construcción del hospital del ingenio San Antonio en 1960, para la atención de los colaboradores y sus familias.

Ese centro hospitalario, en el que se atienden gratuitamente a unas 9,000 personas al año, lleva su nombre desde el 2012.

De acuerdo con el Grupo Pellas, el destacado empresario llevó por primera vez la seguridad social al campo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus